Cómo cuidar a un hijo con retraso psicomotor

retraso

Son muchos los niños los que desde una temprana edad sufren una ralentización en sus habilidades motoras. Dicho retraso psicomotor se suele detectar desde que el bebé nace hasta que tiene unos tres años de edad. En el caso de tener algún tipo de problema a nivel motriz, es esencial el indagar en sus posibles causas y tratarlo lo más pronto posible.

En muchas ocasiones el paso del tiempo y la falta de soluciones, agravan el problema y las secuelas son para toda la vida. El acudir a un buen especialista es clave a la hora de tratar tal retraso psicomotor, así como el poder detectarlo a tiempo. Acto seguido te explicamos qué hacer en el caso de tener un hijo con retraso psicomotor y las causas de tal problema.

Causas del retraso psicomotor

Son varias las causas las que pueden provocar que un niño sufra un retraso psicomotor:

  • El retraso psicomotor va a incidir en un área determinada, ya sea en lo referente a las posturas o en el lenguaje. Por tanto cuando se habla de retraso psicomotor no afecta de manera global al conjunto de actividades. De esta manera, el pequeño puede tener cierto retraso en el lenguaje pero jugar perfectamente con otros niños.
  • Dicho retraso psicomotor puede estar asociado a cierta laxitud de los ligamentos que le impide moverse de manera normal. Ante ello es importante el acudir rápidamente a un especialista para que lo trate y pueda poner fin a dicho problema.
  • Las causas de tal retraso psicomotor también se puede deber a factores neurológicos, determinando un buen o mal desarrollo del sistema motriz del niño. Los padres deben estar en todo momento a diversos cambios, ya que la celeridad es importante a la hora de tratar tal problema.

retraso-psicomotor

Cómo actuar ante un retraso psicomotor del niño

Si piensas que tu hijo tiene retraso psicomotor puedes seguir esta serie de consejos o pautas que te detallamos a continuación:

  • Puedes empezar por dejar a tu hijo en el suelo para que pueda moverse con plena libertad por todo la casa. Es importante que antes de realizar tal actividad, vigiles que no corre nada de peligro. Pasados los tres meses de edad debes fijarte bien si es capaz de empezar a controlar el movimiento de la cabeza. Esta acción es importante a la hora de diagnosticar el retraso psicomotor a tiempo y poder tratarlo rápidamente.
  • A partir de los 6 meses de edad debe empezar a sentarse de una manera adecuada. Los padres deben fijarse en todo momento en la forma de gatear de su hijo ya que es clave a la hora de diagnosticar un cierto retraso psicomotor en el pequeño.
  • Ante cualquier duda es esencial el acudir rápidamente a un especialista para que le pueda echar un vistazo. El profesional debe observar al pequeño para diagnosticar si el retraso es de carácter leve o es algo mucho más grave. Ante ello es importante el poder empezar un tratamiento a tiempo y solucionar tal problema.
  • Otro consejo que debes tener en cuenta es el de que cada niño tiene unas fases de desarrollo y por lo tanto no hay que precipitarse. Debes dejarlo en su espacio y obsevarlo en todo momento. Únicamente cuando veas algo anormal o que no se corresponde con la realidad, debes acudir al especialista con el fin de que examine a tu hijo. Recuerda que en la mayoría de los casos de retraso psicomotor, una detección a tiempo es clave para que se pueda resolver tal problema.

En definitiva, los niños que sufren de retraso psicomotor no tienen por qué tener una vida diferente a los demás niños. La clave como ya hemos indicado más arriba es el detectar el problema a tiempo y evitar un retraso en el desarrollo del sistema motriz. Con el tratamiento adecuado, el niño con retraso psicomotor puede corregir su problema y seguir con un desarrollo óptimo en todos los aspectos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.