Cómo enseñar a tu hijo que se suene la nariz solo

Niña resfriada con pañuelo gripe

Ya empieza la época de los resfriados, y toca el momento de sonarse la nariz. Conseguir que tu hijo se suene la nariz solo puede ser un poco difícil. Así que antes de nada hay que armarse de mucha calma. Estas cosas que a nosotros nos parecen tan sencillas y habituales para ellos es toda una novedad. Las aprendes poco a poco como cuando empiezan a caminar, a ir al baño o a hablar. No se hace un día para el otro.

Lo primero que hay que hacer es que el pequeño/a observe cómo se hace. Los niños aprenden por imitación, mirando a sus padres. Si ellos ven lo fácil que es cuando mamá y papá se suenan la nariz, ellos también querrán hacer lo mismo.

Los niños requieren su tiempo para aprender a hacer las cosas y si nos ponemos nerviosos no hacemos más que empeorar las cosas. Si nos enfadamos porque no se saben sonar bien la nariz luego relacionan el quitarse los moquetes con el enfado de papá o mamá, y se convierte en algo que ya no quieren hacer más.

Niños calle felices contentos dos años gestos victoria

Existe una edad para empezar a sonarse sólo

También debemos tener en cuenta la edad del bebé. Por mucho que aprendan cosas por imitación hay ciertas edades en las que todavía no están capacitados para hacer según qué cosas. La edad a la que pueden empezar a hacer este tipo de gesto es a los 2 años. A partir de los dos años, de hecho, el niño aprende a relacionarse completamente con el entorno. Si intentáis hacer que se suenen antes de los dos años es muy probable que solo consigáis desesperaros, y por ende, que ellos capten ese momento como algo malo. Más vale esperar y hacer las cosas bien que querer correr y luego sea más difícil corregir lo malo.

Os recomiendo que aparte de la imitación les ayudéis a aprender a sonarse con un juego. Jugando, pero a la vez explicando cómo se hace, poquito a poquito.

Aprender a sacar aire por la nariz antes de resfriarse

Un consejo es enseñarles a sacar el aire por la nariz antes que se les tapone. Así ya tendrán una idea de cómo se hace. Eso también pueden aprenderlo a modo de juego:

  • Papeles al aire de distintos colores y formas. Para hacer que los pequeños papeles salgan por los aires tendrán que cerrar la boca y soplar con la nariz. Luego se puede optar por ver quién llega más lejos sacando el aire solo con una fosa nasal, o con la otra.
  • Burbujas de jabón. Cuando sea el momento del baño podemos enseñarles a hacer burbujas de jabón soplando con la boca y a hacerlas «explotar» tirando aire con la nariz.
  • Espejo nublado. Este juego es de competencia, quien logre sacar la condensación simplemente exhalando por la nariz, gana.
  • Carrera de plumas. Quien consiga que su pluma llegue al otro extremo de la mesa moviéndola con el aire de la nariz, gana.

niño soplando boca campo

El juego del aire por la nariz

Lo ideal es contarles una pequeña historia en la que ellos vayan asociando los distintos movimientos que se necesitan para limpiarse la nariz. En la historia deben aparecer estos 3 momentos:

  1. Inspirar
  2. Cerrar la boca
  3. Sacar el aire por la nariz

Por ejemplo, para que se empiece a sonar la nariz solo podéis empezar diciendo que mamá le regala un suave y colorido pequeño que quiere llegar hasta su naricita pequeña y bonita.

Cuando está cerca de la nariz, el pañuelo salta sobre ella para acariciarla. Luego la envuelve bien para darle un gran abrazo y la boca inspira fuerte para coger aire. Mientras el pañuelo abraza la nariz, presiona el agujero de la derecha y entonces la boca se cierra.

El agujero de la izquierda, cuando ve que pasa esto, sopla bien fuerte para que salga el aire que había entrado por la boca y así queda bien limpito. ¡Excelente!

Ahora el pañuelo cierra la fosa nasal izquierda y ya está listo para soplar el viento por la derecha, así la nariz estará toda limpia. ¡Muy bien!

Como el pañuelo, cuando sale de la naricita, ve que no ha quedado del todo limpia, pasa por debajo de la nariz y acaba de sacar toda la mucosidad que queda. Con la visita del pañuelo la nariz ha quedado bien limpia. Ahora toca el momento de que el pañuelo se vaya a su casa, la basura, y que el pequeño se limpie las manos.

niño resfriado gripe pañuelo

Recordad que el juego y los elogios deben ir cogidos de la mano

Os podéis inventar mil historias. Si tenéis imaginación podéis incluso ir cambiando la historia. Pero eso sí, recordad siempre que entre una acción y otra debéis elogiar al pequeño para que se sienta feliz y contento de hacer estar haciendo las cosas bien. Otro ejemplo sería simular un partido de fútbol. La pelota debe ser empujada por el aire que sale de la nariz, para intentar hacer un buen GOL.

La mejor manera de aprender es hacerlo siempre con amor, mimos y felicidad. Lo más probable es que aprenda a sonarse en una semana. Aunque cada niño es un mundo y cada niño aprende a su ritmo. Paciencia y diversión. Un niño necesita sentirse valorado. La confianza que mostramos en ellos afecta su forma de ser.

Si te ha gustado este artículo ¡no dudes en compartirlo con tus amistades! :). Si tienes cualaquier duda deja un comentario y te responderemos encantados lo antes posible.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.