Cómo es una cesárea

Cómo es una cesárea

El momento del parto puede transcurrir de muchas formas diferentes, ya que cada parto es completamente diferente al resto. Incluso, para una misma mujer. Una puede planear, crear un plan de parto junto con la matrona y valorar los diferentes escenarios que se puedan dar. Sin embargo, a la hora de la verdad todo puede cambiar. Por ello es necesario estar preparada para cada una de las circunstancias que se puedan dar.

La cesárea es una de las posibilidades que pueden darse. En ocasiones será algo planificado por las circunstancias del propio embarazo. Otras en cambio, surgirán sobre la marcha en función de cómo se produzca el parto o el final del embarazo. Las posibilidades son muchas, pero en cualquier caso será el médico especialista quien decida cuál es la mejor manera de proceder. Porque siempre en cualquier circunstancia, se valora la seguridad tanto de la madre como del propio bebé.

En qué consiste la cesárea

El parto por cesárea se produce cuando por alguna circunstancia el bebé no puede nacer por parto vaginal. Es una técnica que se realiza con mucha frecuencia, de hecho, uno de cada 4 bebés nacen por cesárea. Gracias a los muchos avances en ciencia y en medicina, hoy en día los partos por cesárea son seguros en la mayoría de los casos. Por lo que no se debe tener especial temor ante esta circunstancia, ya que lo importante es que el bebé nazca sano y con normalidad.

Cuando se va a realizar una cesárea se hace en un quirófano en el que estarán presentes, dos ginecólogos, un anestesista, una enfermera que se encargará del instrumental y otra que está circulando como apoyo. La anestesia suele ser epidural, solo se duerme de cintura para abajo. Antes de aplicar la anestesia, se coloca un catéter por el que se administra la medicación necesaria, además de para mantener a la paciente hidratada. También se procede a rasurar el vello púbico, se aplica un antiséptico en el abdomen y comienza la intervención.

Las fases de la intervención

Antes de que el ginecólogo realice la incisión, se realizan algunos preparativos que pueden alargarse durante unos minutos. Se coloca un monitor en el brazo, porque es necesario controlar la presión arterial durante toda la intervención. Además de otro que controla el ritmo del corazón. También se coloca un catéter en la vejiga y se cubre la zona donde se realiza la intervención.

Esto es muy importante porque a los nervios del parto, se suma la impresión de lo que se está realizando, porque la paciente se mantiene consciente durante todo el tiempo. No obstante, no se siente ningún dolor, aunque sí que se nota cómo se está llevando a cabo la intervención. Después de la preparación, el ginecólogo realiza una incisión en el abdomen y otra en la pared del útero.

Generalmente esta se realiza en la parte baja del abdomen, bajo la línea del bikini. Cuando ya está cortada la pared abdominal, se apartan los músculos y se realiza un corte en el útero. En este momento los ginecólogos presionan sobre el abdomen y la parte superior de la tripa. Primero sacan la placenta y después al bebé. En ese momento se le limpia la boca, las fosas nasales, se corta el cordón umbilical y una pediatra se lleva al recién nacido para realizar una revisión.

Mientras, a la madre se le sutura el útero con puntos que se reabsorben naturalmente. También se realiza una sutura sobre la incisión del abdomen, en ocasiones se utilizan grapas quirúrgicas. Estas se retirarán pasados unos días y generalmente sin dolor. Al terminar la cesárea, se limpia la herida de la cirugía y se cubre para mantenerla limpia y evitar infecciones.

Aunque la cesárea supone más riesgos que un parto vaginal, hoy en día se realiza de forma rutinaria y son pocos los casos en los que se produce algún tipo de complicación. La recuperación también es más lenta, ya que se trata de una cirugía en una zona muy compleja. No obstante, se trata de la única operación que te llevará a conocer al amor de tu vida, por lo que no debes verlo con temor. Sino con esperanza, ilusión y confianza en la labor de los médicos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.