Cómo esterilizar un sacaleches

Cómo esterilizar un sacaleches

La maternidad llena tu vida y tu hogar de herramientas hasta el momento desconocidas. En poco tiempo tienes que hacerte con conceptos como meconio, lactancia, percentil, o sacaleches, por ejemplo. Todas estas palabras están relacionadas con los cuidados del bebé y por ello, es importante que te hagas a ellas lo antes posible.

El sacaleches es un aparato muy útil en el periodo de lactancia materna, ya que permite a la madre extraerse la leche entre tomas y conservarla para otras ocasiones. De esta forma, otras personas pueden alimentar al bebé a través del biberón pero sin abandonar los beneficios de la lactancia materna. Así tú también podrás descansar mejor y cuando tengas que volver al trabajo, podrás continuar con la lactancia hasta que tú misma lo decidas.

Pero el sacaleches al igual que todos las herramientas que tengan contacto con los alimentos del bebé, debe estar correctamente limpio y esterilizado. De lo contrario, las bacterias podrían llegar a tu bebé y afectar gravemente su salud.

Consejos para esterilizar un sacaleches

Para utilizar el sacaleches sin correr ningún riesgo, solo tienes que tener algunas precauciones mientras lo estés utilizando, así como en su limpieza y esterilizado. Te explicamos paso a paso, cómo tienes que limpiar tu sacaleches para que quede completamente esterilizado.

Cómo esterilizar un sacaleches

  1. Desmonta el aparato tras cada uso. En las instrucciones que incluye el aparato tendrás explicado cómo debes desmontarlo y cuáles son las piezas que se pueden mojar.
  2. Utiliza una cazuela bien grande para tener suficiente espacio, puede servirte la olla exprés. Llena la olla con agua del grifo y ponla en el fuego hasta que comience a hervir.
  3. Lava cada pieza por separado. Mientras que se calienta el agua, debes lavar cada pieza por separado con agua caliente y detergente. Puedes usar el lavavajillas, el agua caliente ayudará a eliminar cualquier residuo y bacteria.
  4. Introduce las piezas en el agua hirviendo. Todas las piezas que has lavado previamente y que se puedan mojar, suele ser el aparato entero a excepción de la parte donde está la batería.
  5. Prepara una toalla o un trapo limpio. Cuando las piezas lleven hirviendo unos 10 minutos, ve sacándolas del agua con unas pinzas y colócalas en el paño limpio. Deja que se sequen al aire por completo, sin utilizar ningún papel ni pañuelo.
  6. Limpia con alcohol aquellas piezas que no sean sumergibles. Incluyendo los tubos de goma o plástico por donde circula la leche, así evitarás la proliferación de hongos y moho.

Una vez listo, solo tienes que volver a montar tu sacaleches y ya estará listo para usarlo cuando lo necesites.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.