Cómo hablar con mi hijo sobre el alcohol

hablar con mi hijo sobre el alcohol

Son muchos los adolescentes que ya están consumiendo alcohol sin valorar las consecuencias de su consumo antes de la edad permitida. También hay muchos padres que bajo su propia autoridad y responsabilidad ya se cuestionan cómo hablar con su hijo sobre el alcohol.

El tema puede llegar a ser complejo porque al tratarse de un tema de salud, muchas veces parece ser un asunto de imposición y eso puede llegar a derivar en más rebeldía por parte del joven. La edad de la adolescencia es el mejor momento para escoger y dialogar sobre este tema tan, ya que se rigen en un entorno cercano y sin querer están cerca de poder probarlo.

¿Por qué hablar con mi hijo sobre el alcohol?

Porque los niños a partir de los 15 años o algunos años menos ya comienzan a probar el alcohol. Un adolescente que comienza pronto a consumir tiene muchas más probabilidades de llegar a ser un bebedor habitual a largo plazo.

Estos adolescentes si llegan a una pauta sin control pueden llegar a ser bebedores y tomar ejemplo de muchas borracheras. Su consumo puede llegar a ser problemático porque puede relacionarse con algún accidente, problemas con la ley y discusiones con la familia y amigos.

Artículo relacionado:
¿Pueden los niños tomar cerveza sin alcohol?

El alcohol siempre ha estado presente en todas las generaciones y los adolescentes lo toman como punto de partida para experimentar nuevas situaciones. Les gusta ir mucho más allá y saben que con su consumo les hará sentirse mucho más cómodos para poder estar a la altura de cualquier circunstancia. Seguramente un padre no esté preparado para comenzar una conversación con su hijo, pero hay que hacerlo y buscar el momento.

hablar con mi hijo sobre el alcohol

¿Cómo hablar con un hijo sobre el alcohol?

Hay que buscar el mejor momento sobre cuándo hablar del tema, y no de forma brusca. Lo importante es saber qué opina sobre el consumo de alcohol y cómo está de presente en su vida social. Averigua qué piensa al respecto y si está interesado en beber con los amigos, pregúntale las razones.

Si el tema ha venido a consecuencia de descubrir que tu hijo bebe y ha llegado a casa con signos claros y evidentes, lo mejor es ejercer el control parental, pero nunca reñir. La comunicación ha de ser asertiva, intentando comunicarte sin tono agresivo y pasivo. Y con una relación bidireccional, dónde hay que buscar las razones y dejar que hable para que exponga sus motivos.

Si el motivo principal de beber alcohol es porque lo hacen ser protagonista, muy feliz y popular hay que desmentir estos mitos. Hay que puntualizar que beber te crea un estado alterado de la conciencia y hace que te sientas “drogado” pero que a la larga crea más tristeza y estados emocionales de ira.

Sabemos que somos los padres los que hemos de ejemplarizar con el tema y debemos ser un modelo de referencia. Para no dar esa imagen debemos de iniciarlo a que realice actividades de ocio saludables y que no se sumerja en salidas para beber alcohol.

Hablar con mi hijo sobre el alcohol

Seguramente tengas que estar preparado porque ahora sea tu hijo quien pregunte si has bebido alcohol en la adolescencia. Si la respuesta es sí y lo admites hay que aconsejar que no es nada productivo y puedes contar todos los momentos desagradables que se han acontecido.

Razones que puedes contar a tu hijo para no beber

Hay que buscar razones y hacer que analice en profundidad que el alcohol en la etapa de la adolescencia no es bueno. Son muchas las razones que ha derivado a que un adolescente no tenga un buen fin o no termine con muy buenas relaciones. Los problemas escolares pueden ser la principal fuente, si el joven bebe los resultados académicos no llegan a ser buenos. Además, los hacen delinquir o crear delitos violentos como violaciones o robos.

hablar con mi hijo sobre el alcohol

El alcoholismo es un tema que trasciende mucho. Un joven que comienza a una edad temprana tiene muchas más probabilidades a crear una dependencia con la bebida. Esto conlleva a varios puntos, adicción al alcohol y a un mayor aumento de la actividad sexual, dónde hay que puntualizar que son más propensos a hacerlo sin protección y no tomar consecuencias.

El alcohol también ha traído accidentes relacionados con muertes. Llegar a un estado bastante alterado por consumirlo deriva a un bajo control emocional. Se pueden crear asesinatos, suicidios o incluso lastimarse uno mismo con ahogamientos o accidentes relacionados por su consumo. Si crees que tu hijo adolescente puede tener algún acercamiento con la bebida nunca es tarde para hablar sobre el consumo de alcohol y dar una mejor orientación y apoyo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.