Cómo hacer que los niños estudien solos

Hacer que los niños estudien solos

Lograr que los niños estudien solos puede resultar algo complicado, especialmente si los padres y madres nunca tuvieron un buen hábito de estudio. No es nada fácil lograr concentrarse de forma correcta, como para que todos los conocimientos queden bien asentados en la memoria. Con infinidad de cosas que te hacen distraerte y lo complejo que resulta distribuir el trabajo, los niños se enfrentan a una tarea muy dura.

Por ello, es muy importante enseñar a los niños a preparar sus estudios desde pequeños. Con algunos trucos y consejos que les acompañarán durante toda su vida de estudiantes. Una vez que adquieran el hábito y consigas que estudien solos, podrán distribuir mejor su tiempo, sus tareas y en definitiva, serán más autónomos y eficientes. ¿Quieres conocer algunos trucos para lograr que tus niños estudien solos? Toma nota de estos consejos.

Trucos de estudiantes que no fallan

Estudiar no es nada fácil, porque el estudio no consiste en sentarse a leer y memorizar conceptos sin fin. Hay que comprender lo que se está leyendo, adquirir la capacidad de sintetizar y ser capaz de reproducir lo aprendido. Para lograrlo, se pueden y deben utilizar herramientas de estudio prácticas y muy útiles. Estos son algunos trucos de estudiante que puedes enseñarle a tus hijos.

Organizar el trabajo

Enseñar a los niños a estudiar

Tanto si son pequeños y tienen pequeñas tareas que realizar, como si son mayores y su estudio es más complejo, organizar el trabajo es fundamental para llegar a la meta. Enseña a los niños a dividir las tareas y el temario que tienen que preparar. Si tienen que preparar varias asignaturas, es recomendable empezar por lo más difícil, así se aprovecha mejor la energía y capacidad de memorizar.

Cuando ya llevan un rato estudiando, las fuerzas, la energía y las ganas van pasando y es más difícil asimilar conceptos. Por lo tanto, enseña a tus hijos a dividir su trabajo y a empezar por lo que más les cueste. Si dejan lo más fácil para el final, cuando lo afronten lo harán con más ganas.

Para hacer que los niños estudien solos, enséñales a hacer esquemas

Los esquemas son la manera perfecta de organizar y distribuir el trabajo y para los estudiantes es una de las herramientas más efectivas. Si además le ofreces a los niños bolígrafos de diferentes colores, etiquetas, pegatinas y todo tipo de material escolar llamativo, tendrán más facilidad para centrarse en sus estudios.

Fuera distracciones

Evita distracciones preparando un lugar de estudio apropiado, con una buena luz, con espacio suficiente para distribuir los útiles de la escuela y con todo el material necesario a la mano. Sin televisión cerca, ni música, ni mucho menos dispositivos móviles o juegos que llamen la atención del niño. Para que pueda distraerse en su estudio, lo mejor es que solo tenga cerca lo que necesita para estudiar.

Los descansos son fundamentales

Los descansos en el estudio

Organizar el trabajo también requiere planificar el tiempo de estudio, con sus correspondientes descansos. Para los niños pequeños, cada 20 o 30 minutos de trabajo necesitan un descanso de unos 15 minutos. En ese tiempo pueden merendar, beber agua y relajarse un rato. Los más mayores tendrán que hacer un descanso cada hora, de unos 10 minutos cada vez.

Este descanso es fundamental, porque a partir de la hora el cerebro, los ojos y el cuerpo se empieza a resentir por el esfuerzo. Con unos minutos de descanso para estirar los músculos, tomar un aperitivo o una bebida refrescante y descansar la vista, estarán preparados para continuar con su estudio.

Un buen trabajo requiere una recompensa

Al hablar de recompensa no se trata de hacer un gran regalo para premiar que los niños estudien. En realidad, ese es su trabajo y deben ser conscientes de ello. Lo que se trata es de incentivar su esfuerzo, independientemente de que saquen mejores o peores notas. Porque el trabajo, la lucha por mejorar, pasar horas estudiando, es suficiente como para merecer una pequeña recompensa.

Felicita a tus niños cuando estudien solos, reconoce su labor, su esfuerzo y su trabajo para que se sientan motivados a continuar. No hay nada más importante para un niño que sentirse valorado por las personas que más quiere. Una sonrisa, una caricia, acércate de vez en cuando a preguntar si necesita algo, y se sentirá acompañado durante su estudio en solitario.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.