Cómo hacer que mi bebé quiera el biberón

Cómo hacer que mi bebé quiera el biberón

En algunas ocasiones nos topamos con la situación de suministrar el biberón a nuestros bebés porque las circunstancias así lo requieren. Sabemos que la lactancia materna es la mejor fuente que le podemos suministrar a un niño, pero cuando ya no podemos recurrir a dar el pecho debemos sustituir su alimento con la toma del biberón. Hay bebés que rechazan esta acción de forma drástica y los padres no saben cómo hacer para que su bebé quiera el biberón.

Siempre hay trucos y consejos que podemos aportar en esta adaptabilidad. Para resolver esta situación no debemos olvidar que prima el cariño y la paciencia, ya que seguramente sea tanto el rechazo, que se puede crear grandes tensiones entre ambos. Si tu finalidad es adaptar la toma al biberón analiza los detalles que te ofrecemos a continuación.

Prueba con pequeños detalles imprescindibles

Antes de empezar crea detalles para que el bebé esté tranquilo y receptivo. El ambiente debe ser tranquilo y busca una postura cómoda y correcta para los dos. La mejor postura es la que ya se adoptaba cuando se daba el pecho al niño y dónde la madre no pueda sufrir dolores de espalda.

La temperatura del biberón debe de ser ideal y la forma de la tetina del biberón la más similar al pezón. Haz que tu bebé juegue, lo toque y descubra cómo es, ya que  tiene que familiarizarse con su forma. Para comenzar a suministrarlo hay que probar en diferentes horas del día, cuando el niño tenga hambre y esté receptivo.

Si el niño siente mucho apego por el pecho de la madre, siempre puede probar alguien de la familia a ofrecerle el biberón, por lo menos hasta que se adapte. Es mucho mejor administrarlo cuando el niño tenga hambre y a sus horas de comer, echando unas pequeñas gotas de leche en la boca para que comience a reconocerlo y a continuación introducir suavemente la tetina.

Cómo hacer que mi bebé quiera el biberón

Trucos para hacer que mi bebé quiera el biberón

Sabemos que hay niños sin problemas en la introducción del biberón, ya que generalmente lo toman como algo fácil de succionar y llenan rápido su pequeño estómago. Pero ya conocemos el apego de algunos bebés a sus madres, la leche está más buena y saben que la mamá siempre tiene algo mejor.

Puedes dar el pecho como habitualmente lo haces y después de una toma ir introduciendo el biberón para que se vaya acostumbrando y no le parezca brusco el cambio. Hay que mantener la calma, no tratar de dárselo forzadamente, si el niño llora hay que calmarlo y esperar unos minutos. Hay que ofrecérselo calmadamente y cuando el niño no tenga mucha ansiedad por comer. Pues a diferencia de los mayores, los niños pueden inquietarse más por la comida y rechazarla cuando es diferente.

Si existe el rechazo podemos pensar que es problema del cambio de la leche o la forma de la tetina del biberón. Cuando rechaza la leche se puede seguir administrando la leche materna para que no note ese cambio. Si no puede ser, hay que probar con las diferentes leches de fórmula que hay en el mercado y que pueda admitir.

Cómo hacer que mi bebé quiera el biberón

Cuando continúe el rechazo puede ser por un problema de la forma de la tetina. En este caso habrá que usar aquella con la misma forma y material a su chupete. Si no usa chupete tendrá que ser con la misma forma y semejanza al pezón de la madre, en este caso habrá que probar con tetinas similares y distintos flujos de leche. No intentes darle tomas excesivas de leche, ya que seguramente no use toda la cantidad que se le preste. Para ello intenta llenar los biberones con poca cantidad para no desperdiciar mucha cantidad en cada toma.

Si el rechazo continúa firme, hay otras formas de administrar la leche y no con el biberón. Hay padres que han intentado el uso de la jeringuilla. Aunque parezca mucho más lento y difícil de controlar, hay niños que sí lo han admitido. Otros padres han optado por el uso de un vaso, o un vaso con tapadera y boquilla fina, o incluso con pajitas. Esta opción se ha llegado a implantar en bebés un poco más desarrollados, dónde ha resultado eficaz. No obstante, hay que tener paciencia, incluyendo mucho cariño y amor en este cambio de transición.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.