Cómo negociar con un hijo adolescente

adolescente enfadado

Para negociar con un adolescente se necesita calma y conocerle bien. Sabemos que la adolescencia no es una etapa fácil ni para los hijos e hijas, ni para las madres. Es conveniente buscar un equilibrio entre la cotidianidad doméstica y familiar, y sus propios intereses. Para ella hay que negociar, y hay que hacerlo por ambos lados.

Negociar con un adolescente no es tarea fácil y, a veces, intentar llegar a un acuerdo puede llegar a generar aún más conflictos y ansiedad. Te contamos algunas técnicas de negociación que te pueden ser útiles, pero recuerda que lo principal es el conocimiento y la confianza que tengas con tu hijo o hija.

Claves importantes para negociar con los adolescentes

Mamá quiero ser famoso

Hay que buscar que el adolescente busque la negociación. Al principio tratará de imponer su criterio y escucharemos eso de “es que tú no lo entiendes”. Hacerle entender que si se llega a un acuerdo la situación mejorará, es el primer paso. Si no está dispuesto a aceptar esta negociación, que a la vez es una prueba para asumir cierto grado de libertad, aceptando o rechazando opciones, entonces tendrá que seguir las reglas.

La negociación debe darse en una situación neutral, hacerlo en medio de enfados y rabietas, no nos llevará a ninguna parte. Ni al adolescente ni nosotras las madres. Los adultos debemos cumplir siempre la palabra dada, es la única manera de mantener el ejemplo. Para negociar es imprescindible la confianza y la coherencia.

Y lo último, aunque no menos importante, conocer los intereses de nuestro hijo o hija. Así nos podremos adaptar mejor a sus necesidades y las aspiraciones que tiene. A la vez que valorar en qué momento se produce. No es lo mismo negociar un fin de semana con los amigos si sabemos que es el cumpleaños de uno de ellos que si se trata de uno normal, por ejemplo.

Un par de técnicas que son buenas para negociar

Enfermedades de transmisión sexual en adolescentes

Cada familia es un mundo, pero hay ciertas técnicas para negociar con tu hijo/a adolescente que pueden ayudarte, o que puedes adaptar. Pero ¡ojo! porque ninguna técnica es infalible.

Una de estas técnicas es la de “esto no es todo”. Básicamente consiste en darle un beneficio, antes de pedirle un favor. Por ejemplo, si queréis abordar con ellos el tema de la forma de vestir, algo muy peliagudo para un adolescente (sobre todo si es mujer). Pues una posibilidad es obsequiarle con más horas de móvil, o de series, y cuando haya pasado un tiempo prudencial de esto, pues abordar el tema y pedirle el esfuerzo de que no gaste tanto en ropa o no vista de esa forma.

Técnica del “portazo en la cara”. Con esta técnica lo primer es que nosotras tengamos claro nuestro objetivo, y hacerle una petición mayor de lo queremos conseguir. Sabemos que no va a aceptar y ahí comienza la negociación. Al ceder nosotros, él o ella también será recíproco con nosotros. Una de las ventajas de este tipo de negociación es que el adolescente se ve más responsable de la decisión tomada. Es importante cerrar la negociación en la misma conversación. Un consejo, regatea un poco, es el famoso: ni para ti, ni para mí.

Otras formas de negociar con un hijo adolescente

Piercings y tatuajes en adolescentes, cuando deben ser permisivos

Puedes pedirle un favor que a ambos os parezca insignificante, ridículo, muy pequeño, pero que esté relacionado con lo que queremos conseguir. Por ejemplo si queremos que visite a los abuelos, puedes pedirle que se ponga al teléfono mientras hablas con ellos, sólo para saludar. Probablemente él mismo se de cuenta de lo ridículo del favor y aporte más de lo que se le ha pedido.

Otra idea es ofrecerle un producto a muy buenas condiciones, para que le resulte irresistible. Ejemplo, nos vamos el fin de semana a la playa y te llevas a un par de amigos. Si quiere conseguirlo, le pedimos un coste inicial, por ejemplo: tienes que limpiar y ordenar tu cuarto. Lo curiosos es que cuando aceptan son capaces de seguir haciendo otras cosas. Para el adolescente la recompensa, si es que de verdad lo quiere es tan importante que se esforzará en conseguirlo.

Hay otras técnicas, cada familia y en cada caso podréis aplicar unas u otras. Está claro que lo que sirvió para el hijo mayor, quizás no sirva para el siguiente, por eso es tan importante conocer a los individuos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.