Cómo potenciar el vínculo afectivo gracias a la crianza con apego

crianza con apego

Hace unas semanas te hablé sobre 3 principios importantes sobre la crianza con apego cuando nace el bebé, pero la crianza con apego no sólo se realiza cuando los hijos son bebés, la crianza con apego se realiza en toda la educación del niño y hasta que los pequeños quieren. Realmente la crianza con apego puede durar toda la vida, puesto que implica el respeto por las necesidades del hijo/a y cuando crece el respeto por sus decisiones y por sus gustos e intereses también es importante tenerlo en cuenta.

Pero cuando el niño ya no es bebé existen más formas para potenciar el vínculo afectivo gracias a la crianza con apego. Si aún no has realizado la crianza con apego y tienes hijos, no te preocupes porque nunca es tarde para empezar y que tanto tú como tus hijos os beneficiéis de todo lo bueno que tiene la crianza con apego. Así que no dudes en seguir leyendo los siguientes consejos porque seguro que serán de tu interés.

El contacto afectivo

Los bebés nacen con necesidades emocionales muy intensas y es que dependen tanto física como emocionalmente de los otros para poder sobrevivir. Por esto el contacto afectivo ayuda a satisfacer estas necesidades a través del contacto físico, el afecto, la seguridad y la estimulación de los pequeños. Pero esto tiene que seguir así a medida que el bebé va creciendo.

El contacto emocional de un niño con sus padres estimula las hormonas del crecimiento, mejora el desarrollo intelectual, motor y por si fuera poco, también ayuda a regular la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca del pequeño, por lo que se sentirá más calmado si está nervioso gracias a la calidez que sus padres le pueden transmitir.  Así mismo, la crianza con apego también puede ayudar a regular el sueño del bebé, porque también ayuda a regular el ciclo del sueño.

crianza con apego

El masaje no sólo es buena idea para calmar los cólicos de los bebés, cuando empieza a crecer también sirven para relajar a los niños antes de acostarse y poder dormir mucho mejor. Además los masajes son una estupenda oportunidad para buscar la interacción entre padres e hijos. Los abrazos, las caricias, bañarse juntos, dar besos, tocar el pelo, hacer cosquillas, bromas … todas estas acciones responderán adecuadamente a las necesidades de contacto de los niños. A veces utilizar el juego es suficiente para potenciar y fomentar la proximidad física.

Proporcionar amor constante

Es necesario que los padres estén constantemente presentes como cuidadores amorosos en el desarrollo de sus hijos en todas las etapas de desarrollo, así es como se podrá potenciar y maximizar un vínculo de apego seguro.

 

En este sentido es necesario que críes a tu hijo teniendo en cuenta sus necesidades, sus sentimientos y entender las dificultades por las que pueda pasar el niño/a (aunque a ti no te parezcan importantes para él o ella sí pueden serlo). Por ejemplo cuando tengas que separarte de tu hijo para volver al trabajo deberás entender sus necesidades y respetar sus ritmos de adaptación a la nueva situación. Tanto si tienes que dejarle en la guardería como si tienes un cuidador personal y de confianza que se hará cargo de tu bebé o de tus hijos pequeños, deberás respetar sus tiempos y entender sus sentimientos.

Esto se podrá aplicar a otras etapas de los hijos cuando crecen y deben superar adversidades. Como padres deberás prestarle apoyo emocional y guía siempre que lo necesite.

crianza con apego

Garantizar un sueño seguro tanto física como emocionalmente

Muchos padres esperan que sus hijos desde que nacen duerman toda la noche y cuando esto no ocurre se preocupan excesivamente porque piensan que los bebés no descansan, pero la realidad es que los padres son los que no descansan. Hay niños que si no se les garantiza un sueño seguro física y emocionalmente desde pequeños puede que tengan problemas de sueño hasta que son bastante mayores e incluso hasta que son adultos. La idea de que el bebé tiene que dormir toda la noche es un mito que se transmite siempre.

Es necesario recordar que los niños tienen necesidades por la noche y éstas son las mismas necesidades que tienen durante el día como el hambre, la soledad, el miedo, el frío o el calor. Los bebés necesitan a sus padres siempre que requieran seguridad y cariño… pero cuando son más mayores, ocurre exactamente igual.

Hay familias que practican el colecho, es decir que el niño duerme en la misma habitación de los padres, ya sea en la cuna, en una cama en la misma habitación o en la misma cama que los padres. Lo que importa tanto si es en la misma habitación o en diferentes estancias, es que si los niños requieren de la atención de sus padres, éstos garanticen que los niños se sientan protegidos lo antes posible.

Las rutinas nocturnas suelen ayudar a todos a relajarse para dormir, por lo que es necesario encontrar una rutina que funcione bien para tus hijos y para toda la familia. Recuerda que las rutinas pueden tardar de 30 minutos a más de una hora. Las rutinas de los niños irán cambiando a medida que vayan creciendo y deberás respetar sus ritmos.

crianza con apego

Es necesario que los padres mantengan buen sentido del humor y sean flexibles en las rutinas de casa. Es necesario que los padres enseñen a los hijos a darse cuenta cuando están cansados y que reconozcan los signos de fatiga. Pero no es una buena idea forzar a un niño a dormir cuando no está cansando o mantenerlo despierto sólo para cumplir con las rutinas.

Es importante que los padres respondan a los sentimientos de los niños en todo momento, pudiendo reconocer los sentimientos de alegría y de tristeza. Lo ideal es que los padres estén con los niños hasta que están somnolientos para que se sientan protegidos (pero no hasta que estén dormido del todo). De esta manera podrán aprender cuando están cansados para dormir por su cuenta cuando sean más mayores.

¿Qué piensas sobre la crianza con apego? ¿Crees que es necesaria que todos los padres lo apliquen con sus hijos para potenciar la empatia y conocer mejor a sus pequeños desde el momento en que nacen?


Categorías

Varios

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *