Cómo saber si mi hijo es intolerante a la lactosa

Cada vez se dan más casos de bebés y niños con intolerancia a la lactosa, algo que supone una gran preocupación para las familias. Saber reconocer los síntomas de alguna intolerancia alimentaria, en este caso a la lactosa, no siempre resulta fácil para los padres. Por este motivo, vamos a ver cuáles son las principales características de este trastorno.

De esta forma, podrás estar atenta ante ciertos síntomas que pueden ser la señal de que tu hijo no tolera bien la lactosa. Antes de nada, es importante saber diferenciar lo que es la intolerancia, ya que muchas veces se confunde con la alergia a la proteína de la leche de la vaca, y son problemas muy distintos y de diversa gravedad.

Qué es la intolerancia a la lactosa

La lactosa es un tipo de azúcar que contiene la leche y otros productos derivados de la leche. Para que el organismo pueda digerir la lactosa, el intestino delgado debe producir una enzima llamada lactasa. Cuando esto no ocurre con normalidad y la cantidad de enzimas lactasa es demasiado baja, la lactosa no se digiere por completo y se queda en el intestino, concretamente en el colon.

Allí, la lactosa se fermenta por la flora intestinal, lo que produce que se generen gases y otras sustancias que causan malestar estomacal, como las heces demasiado blandas, flatulencias etc. Muchos bebés que nacen de forma prematura, suelen presentar intolerancia a la lactosa ya que su sistema digestivo suele estar todavía inmaduro. En el caso de los niños, no suele ser hasta los 3 años cuando comienzan a mostrar síntomas de intolerancia a la lactosa, ya que es a partir de esa edad cuando aparece la verdadera intolerancia.

No obstante, es importante tener en cuenta ciertos síntomas y características de la intolerancia a la lactosa. De esta forma, podrás acudir al pediatra de tu hijo lo antes posible para que se valore la situación a la mayor brevedad.

Cómo detectar si mi hijo es intolerante a la lactosa

Aunque la intolerancia a la lactosa no es tan grave como una alergia a la proteína de la leche de la vaca, es importante detectar el problema para evitar los síntomas, especialmente en niños pequeños. Lo que recomiendan los especialistas en este caso, es eliminar la leche de la dieta del pequeño durante unas dos semanas. Pasado ese tiempo, vuelve a introducir la leche poco a poco y ve observando si comienzan de nuevo los síntomas.

Si el pequeño vuelve a tener dolor de estómago, exceso de gases, heces muy blandas o diarrea, pide cita con su pediatra y explícale que ya has realizado esta prueba. Aunque no se trate de algo determinante, ayudará a la hora de buscar la causa del malestar del niño.

Síntomas

En bebés y niños muy pequeños puede ser más difícil reconocer los síntomas de la intolerancia a la lactosa. A veces se confunden con los cólicos del lactante y con otros problemas comunes. Además del llanto desconsolado de tu pequeño, tendrás que estar atenta ante los siguientes síntomas:

  • Hinchazón abdominal: La barriga del pequeño se presenta abultada y bastante dura
  • Diarrea
  • Se escuchan ruidos en la tripa
  • Vómitos
  • Cólicos
  • Pérdida de peso

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa suelen aparecer entre 30 minutos y 2 horas después de haber consumido algún producto que contenga lactosa.

En caso de que tu hijo presente síntomas de intolerancia, debes mirar bien las etiquetas de los productos que el niño vaya a consumir. Ya que la lactosa está presente en gran cantidad de alimentos, no solo en la leche o en los derivados lácteos. Muchas golosinas contienen lactosa, embutidos, productos enlatados, algunos tipos de pan, cereales, congelados y un sin fin de productos de los que los niños suelen comer con normalidad.

No obstante, antes de eliminar cualquier alimento de forma definitiva de la dieta de tus hijos, es fundamental que sea siempre bajo la supervisión de su pediatra. De lo contrario, podrías provocar en el niño graves deficiencias nutricionales esenciales para su desarrollo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.