Cómo saber si mi hijo tiene asma

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que afecta a la mucosa interior de los bronquios. Los bronquios se inflaman y se tensan, a raíz de eso se estrechan y endurecen dificultando el paso del aire y por lo tanto la respiración.

Esta enfermedad de causa desconocida es muy común en los niños y, suele desarrollarse en la mayoría de los casos antes de los cinco años. Puede aparecer incluso antes del primer año.

Actualmente el asma no se cura sin embargo sí es posible tener un buen control de sus síntomas y que los niños que tienen asma puedan llevar una vida normal.

¿Cómo sé si mi hijo tiene asma?

Para reconocer el asma tienes que conocer e identificar sus síntomas. Los síntomas más característicos en los niños asmáticos son:

  • Tos seca (sin mucosidad) o húmeda.  A veces puede ser el único síntoma. Hay que prestar especial atención si la tos aparece sin que el niño haya estado resfriado o si aparece después de realizar algún ejercicio físico.
  • Opresión en el pecho. Puede ser que el niño se queje de dolor o sienta como si le apretaran alrededor del pecho.
  • Dificultad para respirar, falta de aire o sensación de ahogo. El niño tiene dificultades para aspirar y para expulsar el aire. En ocasiones, parece que se queda sin aire y/o respira más rápido de lo habitual. Algunos niños sienten ansiedad ante este síntoma lo que dificulta aún más la respiración.
  • Sibilancias (pitos). Son ruidos parecidos al de un silbido que se aprecian en el pecho al expulsar el aire debido al estrechamiento de las vías. Al principio estos silbidos son leves pero a medida que empeora la crisis van aumentado.
  • Cansancio. Las dificultades en la respiración provocan una disminución de la cantidad de oxígeno que llega la sangre y a los músculos. Debido a esta mala oxigenación el organismo funciona más lentamente y se agota con mayor facilidad. El niño puede sentirse cansado habitualmente.
  •  Aleteo nasal (ensanchamiento y contracción de las fosas nasales al respirar), carraspeo, suspiros constantes y ojeras.

Generalmente estos síntomas empiezan o son más agudos por la noche. A veces pueden confundirse con los síntomas de un resfriado común. La intensidad en que se presentan puede variar de un niño a otro. Lo más importante para saber si tu hijo es asmático es estar muy alerta ante la presencia de estos síntomas.

¿Qué es una crisis asmática?

El asma puede manifestarse en forma de episodios (que duran varios días o semanas) o de forma aguda en forma de crisis. Las crisis asmáticas suelen durar poco tiempo pero sus síntomas son mucho más agudos que los de un episodio.

Habitualmente las crisis empiezan con un proceso gripal o catarro común. Posteriormente aparece la tos y las dificultades respiratorias (movimiento del abdomen y ritmo rápido al respirar).

Los cuadros de crisis asmáticas suelen ser repetitivos y pueden variar en cuanto a duración e intensidad. Según sea la intensidad puede ser necesario acudir a urgencias. Si no es la primera vez, el médico te indicará el proceso a seguir.

Las crisis son más frecuentes durante los cambios de estación y en las zonas más industrializadas y con más índice de contaminación ambiental.

¿Cómo se diagnostica el asma infantil?

Es el pediatra quien debe realizar el diagnóstico de asma después de evaluar detenidamente el historial clínico y las características personales del niño y, de realizar las pruebas pertinentes de su sistema respiratorio.

El tratamiento del asma requiere un tipo de medicamentos para aliviar los síntomas y detener la crisis y otro grupo de medicamentos  que tendrán la función de control a largo plazo y prevención de la aparición de nuevos episodios.


Categorías

Salud

Montse Armengol

Mamá orgullosa de un chico en plena adolescencia. Enamorada de la vida y la naturaleza. Amante de la literatura, la fotografía y la danza desde mi... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.