Cómo ayudar a que tu hijo sea feliz

Como saber si tu hijo es feliz

El mayor deseo de cualquier padre es saber que su hijo es feliz. Esta condición forma parte de la educación y se conforta como un objetivo. No hay que agregar mucho más allá para hacer que un niño sea feliz, pues para ellos es mucho más sencillo de lo que nos imaginamos. Los factores principales son que siempre esté lleno de amor y juegue libremente.

A pesar de todo hay niños que no nacen en un ambiente confortable, o padres que dudan si está criando a niños con ese valor tan primordial. Para ello debemos de estar atentos a múltiples detalles que nos mostrarán si su comportamiento se acerca al concepto de la felicidad.

¿Cómo saber si tu hijo es feliz?

Existen múltiples respuestas para averiguar si tu hijo es feliz. A la hora de educar y hacer que tu hijo sea feliz no hay que enfrentarlo a mayores obstáculos, ni sustituir su felicidad por objetos. Lo primordial no es lograr que sean niños ilusos que vean la vida de color de rosa, sino niños seguros de sí mismos con numerosos retos, ilusiones y sueños, siendo capaces de alcanzar numerosas posibilidades que se antepongan.

Para conseguir ver a un niño feliz con un poco de observación, podemos atisbar múltiples de puntos que nos lo aclararan. Un niño satisfecho de su vida sonríe continuamente, es feliz jugando con niños sin ningún remordimiento y sin enfado. Utiliza un lenguaje siempre positivo y no crea conflictos. No se muestra agresivo y se lleva bien con la mayoría de la gente. Si tiene una mente positiva y llena de seguridad probablemente no tenga demasiados miedos.

Artículo relacionado:
6 cosas que puedes hacer para que tu hijo se sienta feliz

Las personas que le rodean importan mucho

Todo lo relacionado con su entorno es lo que le dará esa estabilidad emocional. Si recibe amor, apoyo y mucha comprensión respecto a sus padres, familiares, educadores y amigos, será un punto clave. De esta forma hablamos de niños seguros, sin miedos, con capacidad de reacción y de recuperación frente a conflictos.

Como saber si tu hijo es feliz

Son personas que presentan una buena autoestima, capaces de alcanzar objetivos porque les hace felices y defendiéndose de los ataques ajenos porque no quieren dañarse. Son niños que deben aprender a valorarse y comenzar a quererse a sí mismos.

Si son felices y no temen lo que les rodea, siempre expresarán sus sentimientos con gran libertad, con las personas de confianza. Será un indicio de que están envueltos en un ambiente familiar sano. Además, saben cómo cumplir las normas marcadas por sus padres y la sociedad, sin suponer un problema en su vida y sin que muestren rebeldía.

Motivos que ayudan a que tu hijo sea feliz

El ambiente familiar para tu hijo debe ser estable, tranquilo, saludable. Si existen los problemas deben de ser preocupaciones mantenidas por los adultos y no tienen que ser responsabilidad de los menores. Solo deben de afrontar los problemas que son acordes con su etapa evolutiva porque pueden llegar a producir algo traumático e irreversible en su vida.

Como saber si tu hijo es feliz

No obstante, hay que evitar todos los momentos que crean agobio o estrés a los niños. Hay situaciones que no deben de ver los niños en un ambiente familiar. No pasa nada porque vean conflictos de forma puntual, pero si hay fases continuas de peleas o enfrentamientos eso se reflejará en un niño poco feliz.

El niño tiene que crecer en un ambiente positivo

Los factores de estrés que más pueden desencadenar son cuando en su ambiente familiar los padres se estén peleando continuamente. Los niños no quieren ver tampoco a padres que se estén quejando continuamente de todo lo que les rodea. Si reprochan mucho los estudios de sus hijos y les increpan por tener que sacar mejores calificaciones, los niños no sentirán alegría con este tipo de presiones. Es una condición que luego reflejarán de forma negativa en el colegio y sus amistades. Puede que hasta no duerman bien y por las noches tengan despertares y pesadillas.

Aprende a comunicarte con tu hijo, dedícalo tiempo para que quieran transmitir cuáles son sus emociones, así sabrá gestionarlas sin impedimentos. No es bueno un exceso de protección ya que es bueno que refuerce su propia autonomía. Tampoco es bueno el exceso de tolerancia, ya que limitar muchos aspectos hará que aprenda a respetar mucho mejor las normas. Y sobre todo permítele que explore su camino, que busque su identidad y no se sienta sometido a la que tú quieras diseñarle.

En todo momento hay que apoyar a tu hijo para que tenga una evolución emocional correcta. Es difícil aportar positivismo cuando los propios padres no están pasando por un mejor momento. Pero no hay que dejar que las emociones negativas se contagien al resto de la familia y menos a los niños. Y como siempre se ha dicho que el respeto, el cariño, la comprensión y los abrazos siempre funcionan y no hay que dejar que repriman sus temores.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.