Consejos y trucos para ser una súper mamá

Para ser una súper mamá no debes compararte con ninguna otra madre. Esta es la primera lección y la más importante que debes grabar a fuego en tu memoria. Todas las madres se equivocan, no existe la madre perfecta ni aquella que nunca cometa errores. De hecho, es de los propios errores de donde podrás aprender a ser la mejor madre para tus hijos.

Porque en realidad, ser una súper mamá no consiste en ser la mejor del mundo, sino en ser la mejor versión de ti misma en tu papel de madre. Una súper mamá no es aquella que puede con todo, la que se encarga de todas las tareas, además de los niños, la casa y el trabajo. Es decir, que no debes sentirte culpable si no puedes mantener tu casa siempre perfecta o si cometes errores en el día a día, eso también forma parte de la maternidad.

¿Puedo ser una súper mamá?

Por supuesto que sí, puedes ser una súper mamá si antepones el tiempo de calidad con tus hijos a otras labores menos importantes. Si dedicas tiempo para jugar cada día con tus pequeños, si no te importa tirarte por los suelos con ellos para jugar a lo que ellos elijan. Cuando les dejas jugar con plastilina, con arcilla o con materiales que manchan mucho, porque para ellos es divertido y eso es más importante que tener la casa limpia.

Serás una súper mamá si premias sus esfuerzos cada día, aunque luego no traigan las mejores notas del colegio. Cuando tus hijos te pidan ayuda porque no saben bien como hacer algo, y te pongas durante horas con ellos hasta que puedan aprender a hacer cualquier cosa, serás la mejor madre. Si además de motivar a tus hijos para que den todo de sí mismos, para que se esfuercen porque son capaces de hacer cualquier cosa que se propongan, les animas cuando no logren sus objetivos, ahí realmente serás una súper mamá.

5 consejos para ser la mejor mamá (para tus hijos)

Recuerda que la maternidad es un trabajo a jornada completa, sin periodo de vacaciones y sin jubilación. Serás madre para toda la vida y eso supone un largo camino de esfuerzos, recompensas, pero también de fracasos, lágrimas y decepciones. No te obsesiones con una maternidad perfecta e idealizada, eso no existe. Seguramente perderás los nervios y grites en alguna ocasión y no pasa nada, eso no te convierte en una mala madre.

Estos consejos te ayudarán:

  1. Perdonar y ser perdonada: Es muy importante que los niños aprendan el valor de pedir perdón cuando hacen algo mal, incluso cuando dañan a su madre. De la misma forma que es necesario que aprendan a perdonar, sin rencor.
  2. Permite que tus hijos cometan sus errores: No puedes mantener a tus hijos bajo tu ala para siempre, ellos necesitan aprender de sus propios errores. Eso sí, mantente a su lado para consolarlos cuando lloren y para animarlos a seguir cuando crean que no son capaces.
  3. Cuídate a ti misma: Ser una súper mamá no significa dejar de cuidarte, dejar de lado tus problemas de salud o tu propio bienestar. Para cuidar bien de tus hijos necesitas estar fuerte, sana, sentirte bien contigo misma y realizada en tus deseos. No dejes de arreglarte, de hacer deporte, de salir tú sola siempre que puedas hacerlo o delegar tareas en otras personas. Esto te ayudará a ser una mejor mamá, una mamá feliz.
  4. Disfruta cada etapa de la vida de tus hijos: Cada etapa es distinta e irrepetible, no te pierdas los mejores momentos de tu bebé por hacer otras cosas menos importantes. Disfruta de esos primeros momentos juntos, de ver cómo esa pequeña versión de ti misma crece y se hace su lugar en este mundo.
  5. Permítete llorar: En muchos momentos te sentirás agobiada, cansada y con ganas de llorar, pero no serás mejor madre si escondes esos sentimientos. Al contrario, solo conseguirás crearte un estado de tristeza muy peligroso. Si necesitas llorar, llora, desahógate y conseguirás volver a centrarte para seguir, porque tú puedes con lo que te propongas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.