Dar el pecho tumbada, ¿es buena posición?


La experiencia de dar el pecho es diferente para cada mujer, y es normal tener un comienzo lento. Te queremos hablar hoy de una de las posturas más recomendadas para la lactancia: hacerlo tumbada. Ésta beneficia tanto a la madre como al bebé. La postura es una de las claves de la buena lactancia materna.

Ante cualquier duda que tengas, no la reprimas, todas las mujeres aprendieron a dar el pecho. Se trata de una actividad que requiere práctica, cuanto más des el pecho, más fácil será. No se trata de un reflejo congénito. Habla con tu consultora, o con un médico, ellos serán quienes te resuelvan tus dudas particulares.

Estar tumbada, la mejor posición para amamantar

Bebé tomando pecho

Como hemos señalado la postura que la madre elija para dar el pecho es una de las claves, es muy importante, para una buena lactancia. La postura debe ser aquella en la que la madre esté más cómoda, para eso puede ayudarse de cojines de lactancia, u otros elementos, que le lleven a una lactancia exitosa.

Según un estudio presentado en el Congreso del Colegio Real de Enfermería de Inglaterra, la mejor postura para amamantar es tumbada con el bebé encima de la tripa. Para llegar a esta conclusión se analizó a 40 mujeres dando el pecho en diferentes posturas. Al estar tumbada la madre se estimula más fácilmente el reflejo de alimentación natural del recién nacido. Puedes dar el pecho tumbada boca arriba o ladeada.

Algunas de las ventajas para el bebé en esta postura es que colocado sobre su propia barriguita se siente más apegado a la madre. También le resulta más fácil encontrar el pezón para succionar. Al igual que el resto de posturas básicas para dar el pecho, hacerlo tumbada presenta una serie de ventajas e inconvenientes.

Dar el pecho tumbada de forma lateral

cambiar de postura para prevenir problemas en el pecho

La postura de dar el pecho tumbada es muy útil durante los primeros días del recién nacido, cuando la madre está debilitada por el trabajo de parto, o en casos de cesárea y partos complicados. No se trata de tumbarse en público o en los espacios abiertos, pero sí es una buena postura para practicarla en casa.

Para dar el pecho acostada debes acostarte de forma lateral y tumbar al bebé frente a ti. La cara del bebé te quedará a la altura del pecho o un poco más abajo y su barriguita pegada a la tuya. Pasa tu brazo por detrás del lactante para sujetarlo, mientras que con la otra mano puedes manejar el pecho. Esta postura te dejará las manos libres para acariciarle la cabecita, al tenerlo tan cerca será casi inevitable hablarle o cantarle mientras se alimenta.

Si quieres apoyar tu espalda y cabeza puedes colocar varias almohadas o cojines. Es mejor, y más cómodo mantener las rodillas dobladas, también te puedes ayudar de un cojín en este caso. La idea es mantener la espalda y las caderas rectas. Si lo crees conveniente, puedes colocar otra almohada debajo de la cabeza del bebé para que no haga ningún esfuerzo para alcanzar el pezón.

Ventajas de la lactancia tumbada

lactancia

Como todas las posturas hay quienes encuentran ventajas y desventajas. Debes ser tú misma quien deberá probar diferentes posiciones, hasta que tu misma con tu bebé encontréis la más cómoda para los dos. Recuerda que, al igual que alternas los pechos, también es recomendable alternar las posturas de lactancia materna. Esto contribuye a prevenir el dolor de pezones, la obstrucción de los conductos lácteos y las infecciones de pecho.

Una de las ventajas de amamantar tumbada es lo cómoda que es para la madre los primeros días, más si ha tenido cesárea, o un parto complicado, y necesita reponerse. Por las noches, haciendo colecho o no, puedes ponerte a tu bebé en la cama, lo que es ideal cuando son tan pequeños.

Dar el pecho no es sólo la acción de alimentar al bebé, es compartir con él una experiencia íntima. Por ello es importantísimo que estés relajada, cómoda, sin prisas, y estar tumbada genera ese espacio de confort. Si quieres conocer otras posturas, y ver cuál te resulta mejor para ti y tu bebé, te recomendamos este artículo. 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.