Dermatitis en el pezón

Dermatitis en el pezón

La dermatitis en el pezón es una de las afecciones que más puede irritar a la hora de dar el pecho, ya que es el medio por dónde el bebé necesita para alimentarse. Es un problema muy común en las madres que usan la lactancia con sus bebés recién nacidos.

Ocurre principalmente en las primeras semanas de la lactancia, cuando el uso continuado y la falta de práctica, hace que se produzcan problemas en el pecho. Las molestias más frecuentes suelen ser las grietas y las fisuras.

¿Cómo se forma esta dermatitis en el pezón?

La dermatitis en el pezón se ocasiona por el roce o succión de la boca del bebé al intentar tomar su alimento. Por diversas circunstancias la piel del pezón y la parte de la areola se verán inflamadas. En muchos de los casos se llegan a producir grietas y fisuras produciéndose incluso pequeños sangrados. La sensación es dolorosa, de comezón y se hace insoportable cuando el bebé vuelve a succionar, en algunos casos se llegan a provocar temidas infecciones.

Llegado a este punto hay que acudir a un médico especialista para que determine el nivel de afección y si se ha producido una dermatitis atópica, algún tipo de alergia o se han llegado a provocar infecciones bacterianas, virales o micóticas.

¿Por qué se produce?

El uso continuado en la lactancia, dónde se produce la succión hace que algunas mujeres sean mucho más sensibles y se produzca esta afección. El hecho de tener la piel más delicada, o sufrir de algún tipo de problema dermatológico o de piel atópica, hace que sea mucho más susceptible.

Durante este proceso puede que el niño no practique bien el agarre y produzca este malestar ocasionando a la larga una dermatitis. El proceso de curación suele ser largo y calmado, dónde se prueba con cremas y pezoneras. En muchos de los casos incluso este estado vuelve a remitir con el tiempo.

Dermatitis en el pezón

Causas de la dermatitis en el pezón

Algunos factores pueden causar a mayores este tipo de dermatitis. La parte fundamental es que la zona tiene que estar hidratada, es importante que siempre hagamos una buena ingesta de agua y que esa zona no quede reseca. Se suele incluso recomendar tener la zona del pezón y de la aureola bien hidratadas incluso cuando se está embarazada y evitar futuros daños.

Mantén la zona del pezón siempre seca, pero no abusando de los discos absorbentes que pueden dejar la zona totalmente seca e irritada. Sabemos que los pezones tienen pérdidas de leche cuando se está amamantado y tener continuamente esta zona húmeda acarrea a problemas de irritación. Es bueno por ello, utilizar los discos de lactancia, pero en su justa medida, sin dejar que la zona se llegue mucho a resecar.

El roce continuado y la succión también son las causas y no por ello se va a dejar la lactancia. Hay mujeres que echan mano de las pezoneras para que puedan ayudar en cierta medida. Pero en muchos de los casos acaba siendo infructuoso ya que el bebé acaba rechazando esta forma de alimentarse.

Los cambios hormonales también pueden ser la causa haciendo que la piel de la madre sea mucho más susceptible a los cambios. Para poder cuidar de la piel y sobre todo de estas zonas tan delicadas, lo mejor es usar prendas de algodón y que contengan fibras naturales o ecológicas.

Dermatitis en el pezón

Posibles tratamientos

Con un problema tan desagradable y que cuesta solventar debido a su irritación, lo mejor es ponerse en manos de un médico. Te ayudará a que puedas aplicarte una crema específica para su tratamiento. Lo mejor es algún tipo de producto hidratante y natural, para que no pueda ser absorbido y perjudicial para el bebé.

Algunas matronas recomiendan que se aplique un poco de lanolina después de la toma para que pueda calmar la zona y se mantenga hidratada. Tanto después de cada toma y al comienzo de ella. Es recomendable lavar los pezones con agua tibia y jabón neutro, y sobre toda dejar la zona bien seca de humedad.

No hay que olvidar que esta zona es delicada y con la lactancia es bastante susceptible ante cualquier cambio. Pero hay que estar tranquila, ya que se trata de algo normal y pasajero. Lo importante es darle prioridad a la lactancia y solventar la causa con total normalidad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Míriam dijo

    Excelentes recomendaciones para una zona tan sensible de nuestro cuerpo. ¡Gracias por compartirlo!