El miedo a la oscuridad

El miedo a la oscuridad en los niños es un síntoma muy normal, lo grave es cuando se hace mayor por verse influido con la televisión o las conversaciones que puedan escuchar.

Algunas soluciones pueden ser las siguientes:

-los muñecos con luz le pueden hacer compañía. Hay algunos que solo tienen luz si la necesitan. De esta forma ya no será un suplicio el dejarlo solo para dormir, les creará cierta seguridad y poco a poco se dará cuenta que no hay nada que temer

-las luces de los enchufes son otra alternativa para tener un poco de menos miedo. Hay algunas que se encienden automáticamente cuando la principal se apaga. No molestan para nada porque son muy tenues

-antes de dormir, puedes contarle un cuento, de esta forma irás llevándolo a tu terreno para que se ría, se sienta comprendido, más tranquilo… hay diferentes formas de jugar para ahuyentar el miedo (trucos para espantar a los monstruos, príncipes valientes, palabras mágicas)

-los juegos de sombras son muy divertidos para olvidarse que se está en la oscuridad. Conejitos, palomas, perro… todo puede aparecer en la pared para distraerles

-los sticks de la pared sirven igualmente para la distracción, la seguridad… mirando estrellitas, ovejitas… cualquier tipo de sticks aumentan la imaginación, cuéntales algún cuento sobre ellas, así mientras las mira lo recordará

-puedes caminar por toda la habitación haciéndole compañía antes de dormir, muéstrale los rincones más temidos para que quede convencido de que no hay nada extraño por ningún sitio, todo lo que allí hay es conocido por todos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *