Enseña a tus hijos una alimentación sana y responsable

Alimentarse no es lo mismo que comer, y una alimentación sana puede no ser responsable. Por eso dedicamos este artículo a estos conceptos, la alimentación sana y responsable, porque la primera escuela de nuestros hijos somos nosotras. Como madres debemos transmitir valores y ejemplo de alimentación sana, desde el punto de vista saludable, y además responsable con el entorno.

El día de hoy es el Día Mundial de la Alimentación, este es un concepto tan esencial, que está encuadrado dentro de los Derechos Humanos y forma parte de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Educar en una alimentación sana y responsable

Los hábitos saludables se aprenden, siempre estamos a tiempo de corregir los más indeseables. Es importante que en casa, desde pequeños los niños estén acostumbrados a un entorno de alimentación sana, en la que los alimentos contribuyen al desarrollo de los niños. Cuando en la infancia se adoptan buenos hábitos alimentarios, en la vida adulta se tiene un estilo de vida más saludable. Se previenen problemas de salud.

En el sentido opuesto un niño mal alimentado va a tener problemas de crecimiento físico, pero también de aprendizaje y, seguramente, de conducta. Un niño mal alimentado no es sólo el que tiene déficit alimentario, la obesidad infantil es también un síntoma de mala alimentación. El 19% de los niños españoles son obesos, y es que la población infantil con problemas de sobrepeso se ha triplicado en los últimos 15 años.

Enseñar a comer adecuadamente, elegir alimentos con altas capacidades nutricionales, y teniendo en cuenta nuestro entorno más cercano, para que se haga de una manera responsable, no es una tarea fácil. 

Cómo educar en una alimentación sana

A los niños hay que transmitirle el mensaje de tener una alimentación variada y equilibrada. Esto solo de consigue si nosotras en casa tenemos de una variedad de alimentos en casa. También podemos enseñar a nuestros hijos pirámides o ruedas nutricionales que les ayuden a saber si están cumpliendo o no con lo que recomienda la pirámide. El supermercado puede servirnos para experimentar y elegir los alimentos más saludable. Deja que tus hijos te acompañen en estas decisiones.

A la hora de servir la comida sé consciente de las proporciones. La porción para un niño no es la misma que la de un adulto. Trata de incluir diferentes sabores, colores, texturas y consistencias en los platos, con el fin de estimular las ganas de comer de los niños. Además ellos se sentirán más motivados para comer si han participado en el proceso.

Más allá de los alimentos hay que fomentar en los niños unos hábitos sanos durante la comida. Es importante comer despacio y con tranquilidad. Comer con tiempo suficiente, siendo consciente de la importancia y el valor del alimento es fundamental. Si no puedes disfrutar de este tiempo cada día, al menos, haz que sea especial los días que sí puedas, así tus hijos entenderán su valor.

Educando en responsabilidad

desperdiciar alimentos

Como hemos dicho comer sano, no es exactamente igual que comer responsablemente. Ello implica un paso más de responsabilidad con el entorno. Para ello te damos una serie de pautas que puedes incluir en la alimentación de tus hijos. Por ejemplo:

  • La comida no debe ser ni un premio, ni un castigo.
  • Consume alimentos de temporada y si son de cercanía mucho mejor. Por un lado estarás fomentando la economía de tu entorno, y por otro, aportando menos contaminación al planeta, al ahorrarse el trasporte.
  • Si salís a comer fuera, llévate lo que sobra, como diría mi madre: «es tuyo, lo has pagado», y además evitas que vaya al cubo de la basura. En este sentido, en casa, haz lo mimo, reutiliza los alimentos, no deseches frutas, u hortalizas que no tengan buena apariencia.
  • Si puedes, compra productos procedentes de comercio justo, estos garantizan la práctica de la igualdad de género, no utilizan mano de obra infantil, el establecimiento de salarios equitativos, y si estos alimentos vienen de otros países es una oportunidad para conocer mejor su cultura con tus hijos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.