Cómo explicar el orgasmo femenino a tu hija adolescente

Cada 8 de agosto se celebra el día del orgasmo femenino, una fecha para hablar de la sexualidad y el placer de las mujeres, así que si tienes hijas adolescentes hoy puede ser una buena excusa para hablar de ello con ella. No va a ser fácil. Muchas adolescentes con quienes menos quieren hablar sobre su sexualidad es con sus madres, pero puedes intentarlo.

Es posible que tu hija adolescente tenga muchas preguntas. Casi seguro que ya ha recurrido a las amigas, internet, o otras fuentes, pero las madres no solemos estar entre ellas. Te damos algunos tips que puedes utilizar si quieres hablar con ella de este tema. Y recuerda hacerlo con el máximo respeto y naturalidad.

¿Qué es el orgasmo femenino, desde la ciencia?

Hay mucho mito sobre el orgasmo femenino. En las aulas no se explica la sexualidad desde el placer, sino como aparato reproductor, y los jóvenes, ellos y ellas, pueden tener algunas ideas equivocadas sobre ello. El orgasmo puede alcanzarse por masturbación o a través del coito. En él se libera oxitocina, prolactina y endorfinas.

Para que puedas hablar con tu hija sobre el orgasmo femenino, te contamos lo que es de una manera científica. Esta puede ser una manera de abordarlo, quitándole todo lo personal e íntimo. Hazle entender que es un proceso físico natural, para el que no hace falta mantener una relación sexual. Ella misma puede provocárselo con el uso, o no, de juguetes sexuales.

El orgasmo femenino es una sensación intensa y placentera de descarga de la tensión acumulada desde el momento que se inicia la fase de excitación, a partir de una serie de espasmos musculares intensos concentrados en la región pélvica. La característica del orgasmo femenino es la aceleración del ritmo cardiaco. La vagina, el útero, el ano y los músculos pélvicos se contraen entre cinco y diez veces en intervalos de menos de un segundo. Hay mujeres que pueden sentir el orgasmo en todo su cuerpo e incluso tener orgasmos múltiples.

Diferencia entre el orgasmo vaginal y el clitoriano

madre habla con hija

Hablar con tu hija sobre la función del clítoris, puede darte pie a hablar sobre el orgasmo. Puedes tratar con naturalidad el hecho de que la pornografía, y la cultura patriarcal tradicional le haya dado más importancia al orgasmo femenino vaginal, que al clitoriano.

Esta división viene, entre otras cosas, por Freud y su teoría psicoanalítica. Él fue el primero en referirse al orgasmo vaginal, separado del orgasmo clitoriano, al que definió como un fenómeno puramente adolescente. Para él la mujer madura tenía que tender hacia los orgasmos vaginales, es decir, sin ninguna estimulación del clítoris. Esta afirmación y sus repercusiones perduran hasta la actualidad. Cuéntale a tu hija, que en el estudio de Kinsey, tras entrevistar a un gran número de mujeres se descubrió que la mayoría de ellas no experimentaban orgasmos vaginales.

Además en el año 2005, sí esto es anteayer, la uróloga Helen O’Conell sugirió que el tejido clitoriano se extendía a lo largo de la pared de la vagina. Esto demuestra que el orgasmo femenino vaginal y clitoriano tienen un origen común.

El orgasmo en el cerebro femenino

Esperamos que con todos estos datos puedas sentarte con tu hija, en el día de hoy, día del orgasmo femenino, o cualquier otro día y charlar sobre el orgasmo sin tensiones, ni tabúes. Puedes contarle que algunas mujeres son capaces de alcanzar el orgasmo a través de caricias en los pechos, con la estimulación de los pezones. Esta estimulación activa un área del cerebro conocida como corteza sensitiva genital, la misma región que se activa al tocar el clítoris, la vagina y el cuello uterino, por lo que el cerebro lo procesa de la misma manera.

Recuérdale a tu hija que las mujeres necesitan tiempo y libertad para alcanzar el orgasmo. El éxito del coito, la masturbación (u otra actividad sexual) está relacionada con la capacidad de la mujer para dejarse llevar por el placer.

En pareja conseguir el orgasmo no debería de ser el fin de las relaciones sexuales, es importante disfrutar del juego sexual en sí, pero la realidad, es que muchas adolescentes y no tan adolescentes es lo que buscan. Y de no conseguirlo o provocarlo puede generar en ellas frustración.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.