¿Por qué es importante el gateo en los bebés?

gateo

Alrededor de los 8 meses tu bebé ya se mantiene sentado y cada vez muestra más interés por lo que está un poco más allá. Es el periodo del gateo, cuando descubrirá que puede desplazarse por sí solo. Esta etapa es fundamental en su desarrollo. Los bebés que gatean conocen mejor su cuerpo, se mueven con mayor facilidad y son más maduros porque adquieren seguridad.

No es conveniente que adelantemos los pasos del niño, sino que dejemos que se mantenga en esta etapa lo que necesite. Es muy común que los niños alternen pasos con gateo, no te preocupes por ello. Si por el contrario ves que tu niño no gatea te damos algunas recomendaciones para estimularlo, y no descartes llevarlo a un profesional.

¿Por qué es tan importante el gateo para el bebé?

El gateo en los bebés tiene consecuencias a nivel motriz, intelectual y emocional. Te contamos cuáles son estos beneficios del gatear:

  • Desarrolla la musculatura. Cuando un niño gatea está haciendo ejercicio, sius piernas y brazos van cogiendo fuerza. Los músculos que van a permitir que el niño se levante, y mantenga sobre su peso, se van tonificando de manera natural.
  • Coordinación entre lo que el ojo ve y lo que la mano y el pie hacen. Este es uno de los aspectos más importantes del gateo. Esta coordinación será fundamental a la hora de que el niño aprenda a leer y escribir. Además los niños que no gatean tienden a tropezarse más y ser más torpes andando, incluso de edad adulta.
  • Equilibrio. Como la cabeza y el cuerpo están en distinto plano y el niño aprende a no irse para los lados o hacia delante. Primero aprenderá a estar stable sobre cuatro apoyos, y luego sobre dos.
  • Favorece sus percepciones táctiles, olfativas, visuales. Gatear se convierte en un estímulo para el bebé, descubre de manera natural nuevas texturas, olores…sus hemisferios cerebrales empiezan a estimularse más, se conectan mejor.

Cuando un niño comienza a gatear también significa que está listo para descubrir su mundo exterior.

Cómo se puede favorecer el gateo del bebé

El 80% de los bebés gatean, pero si tu bebé es de ese 20% que se hace el remolón no da muestras de querer gatear lo primero que debes hacer es consultar con un especialista para asegurarte de que todo está en orden, Si es así, entonces es el el niño es un poco vago y tendrás que estimularle, te damos estas recomendaciones:

  • Dejar al bebé en libertad, ponlo en el suelo, boca abajo con ropa y calzado cómodo, o mejor aún con calcetines antideslizantes. Hemos dicho de dejarlo en el suelo, pero puedes hacerlo sobre una manta o alfombra, siempre que no suelte pelo con los que pueda atorarse.
  • Ponle unos cuantos juguetes algo alejados. Si tiene que esforzarse por llegar a los juguetes lo hará.
  • En el mercado vas a encontrar unos rulos de goma espuma o plástico diseñados para que los bebés aprendan a gatear. 
  • No le riñas si el niño vuelve al gateo aunque sea capaz de andar. De hecho hay veces que los niños dan sus primeros pasos y entonces descubren el gateo. Se sentirá más seguro a “cuatro patas” y querrá seguir probando esta experiencia.

Y una última recomendación, gatea con él. Esto les encanta a los bebés, además ellos también apenden por imitación. Podéis hacer todo un recorrido salva obstáculos juntos.

¿Qué pasa cuando el bebé no gatea?

Si ves que tu bebé no se muestra activo con el gateo, consulta con su pediatra que descartará una posible displasia acetabularia, y te recomendará un profesional. Algunas de las causas por las que un niño no gatea puede ser por cuestiones oculares, problemas en el desarrollo del lenguaje, o de equilibrio y coordinación.

También es posible que el bebé no quiera gatear por una serie de tensiones fasciales que afectan al conjunto de la pelvis o falta de movilidad de algún segmento vertebral. Puede haber articulaciones como rodillas, muñecas, o codos que le molesten al bebé.

Una vez descartado estos problemas físicos, un osteópata, por ejemplo te podrá recomendar una serie de ejercicios, para hacer en casa y en la consulta, para que el niño vaya desarrollando musculatura y generando confianza en sí mismo. De esta manera se sentirá más confortable y feliz, y muy pronto comenzará a gatear.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.