La lactancia materna podría exponer a los niños a sustancias tóxicas, según un estudio

La lactancia materna podría exponer a los niños a sustancias tóxicas, según un estudio

Hemos hablado docenas de veces de los grandes beneficios de la lactancia materna, especialmente de la lactancia materna prolongada y de la lactancia materna exclusiva. Muchos estudios se han hecho al respecto y, hasta ahora, todo lo que se encontraban eran ventajas. Sin embargo, ahora  un estudio afirma que la leche materna transmite sustancias tóxicas a los niños que amamantan.

Antes de seguir explicando las conclusiones de este estudio quiero aclarar que esta suspuesta toxicidad no es por la leche en sí, si no por la cantidad de toxicidad de los productos y sustancias a las que estamos expuestos todos. Desde mi punto de vista, esta información no es excesivamente alarmante, al menos no más que los datos que se obtienen estudiando a fondo la toxicidad de los productos que nos rodean, empezando por el agua del grifo. Si realmente nos importa este tema, considero más importante pensar en la cantidad de aditivos, colorantes y grasas hidrogenadas que ingerimos y que están -normalmente- al alcance de los niños. Pero vamos a hablar del estudio. Sigue leyendo, porque no tiene desperdicio.

Detectan altas concentraciones de plefuorados en la leche materna

Un grupo de investigadores de la Universidad de Boston, en Estados Unidos, han demostrado que algunos compuestos químicos llamados perfluorados (PFC), que están presentes en detergentes y productos antiadherentes y suelen entrar en el organismo a través del agua, también pueden transmitirse de madres a hijos mediante la lactancia materna.

Estos agentes suelen usarse en detergentes, disolventes, en la industria del teflón para utensilios de cocina en el velcro e incluso en algunos envoltorios o envases. Dicho agentes, al entrar en contacto con el agua, acaban penetrando en el organismo provocando alteraciones del sistema inmune, reproductivo y endocrino.

Sin embargo, los resultados este trabajo que publica la revista Environmental Science & Technology, demuestran la presencia de los PFC aumenta cada mes entre un 20 y 30 por ciento en los niños que amamantan.

“Sabíamos que pequeñas cantidades de PFCs podían aparecer en la lecha materna, pero los análisis de sangre en serie que hemos realizado revelan ahora una acumulación en los bebés mientras amamantan”, señala Philippe Grandjean, investigador en el Harvard Chan School y uno de los autores del trabajo junto a universidades danesas y el Faroese Hospital System (Islas Faroe).

Para llegar a estos resultados, los investigadores realizaron un seguimiento a 81 niños que nacieron en las islas Feroe entre 1997 y 2000, y analizaron la presencia de cinco tipos de PFC en su sangre al nacer y a la edad de 11 meses, 18 meses y cinco años. También comprobaron los niveles de estos compuestos en las madres de los niños en la semana 32 de embarazo.

La lactancia materna podría exponer a los niños a sustancias tóxicas, según un estudio

La acumulación de tóxicos aumenta a medida que se prolonga la lactancia

El estudio indica que en los niños que se alimentaron exclusivamente de leche materna, las concentraciones de PFCs en la sangre aumentaron entre un 20 y un 30 por ciento cada mes. En el caso de los bebés con lactancia mixta, estas concentraciones no se incrementaron tanto.

Los científicos apuntan que en algunos casos, al finalizar el amamantamiento, los niveles de concentración de PFC en el suero de los niños excedieron los de sus propias madres. Sin embargo, un tipo de compuesto, concretamente el perfluorohexanosulfónico (PFHx), no aumenta con la lactancia materna.

Aunque las conclusiones del trabajo sugieren que la leche materna es una fuente importante de exposición a estas sustancias tóxicas durante la infancia, los investigadores subrayan que una vez que las mujeres dejan de amamantar, las concentraciones de los cinco tipos de PFC disminuyen en los niños.

“No estamos desanimando a la lactancia materna, pero estamos preocupados por el hecho de que estos contaminantes se transfieran de generación en generación a una edad muy temprana”, concluye Grandjean.

La lactancia materna podría exponer a los niños a sustancias tóxicas, según un estudio

Lactancia sin tóxicos

Como os decía al principio, la toxicidad lactancia materna se debe a la exposición a determinados compuestos que pasan a la leche materna. Por lo tanto, cabe que pensar que, hipotéticamente, una alimentación y un estilo de vida libre de sustancias tóxicas no solo solucionaría potencialmente este problema de la leche materna, sino muchos otros problemas de salud.

Si esta noticia te resulta alarmante es buen momento para que empieces a analizar todo lo que comes y los químicos a los que te expones, ya que si no estuvieran en tu cuerpo no pasarían a tu hijo. Y no te olvides de seguir analizando bien todos los productos le das a tu hijo, desde el agua hasta la fruta, la carne y el pescado, pasando por los productos con azúcar refinado y sin olvidarnos de las golosinas y los productos industriales con sus grasas hidrogenadas.

Imágenes – aurimas_mBejamín Magañajakecaptive


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *