La merienda

La hora de la merienda es una de las comidas que obligadamente se han de hacer en los hábitos alimenticios, ya que las tardes de nuestros pequeños están llenas de actividades extraescolares que les requiere un aporte extra para reforzarles ese gran esfuerzo físico o psíquico. Hay algunas actividades fuera de las horas escolares que requieren este aporte en gran medida como la piscina, el fútbol o el ballet.

Todo ello tiene como consecuencia un desgaste de energía muy alto y tenemos que observar que desde el almuerzo a la cena discurren gran cantidad de horas, por lo que la merienda se convierte en algo imprescindible para continuar la jornada y cumplir con todas sus obligaciones de ese montón de actividades.

La merienda representa de un 10 a 15%  del aporte de energía diario, por ello debe aplicarse la presencia de cereales (pan, galletas…), también es ideal, la presencia de un lácteo (un vaso de leche, yogurt…) o una buena fruta.

Todos estos alimentos son una fuente de calcio como la leche o vitaminas, agua, fibra… como la que componen la fruta que les ayudará a conseguir la cantidad recomendada diaria de nutrientes, algo imprescindible en un niño que se encuentra en la etapa de mayor crecimiento y desarrollo de la vida.

No debemos tomar la merienda como algo sin importancia y cubrirla con una simple golosina o algo de bollería, esto sería un gran error a lo que el niño se acostumbraría y que luego con el paso del tiempo podría perjudicarle en sus costumbres alimenticias. Si los acostumbramos a una buena y sana merienda, su rendimiento físico y psíquico será mayor y aprenderá a valorarlo con el tiempo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *