La utilización del fórceps en el parto

La utilización del fórceps en el parto

La utilización de fórceps durante un parto siempre ha suscitado una gran controversia. Hoy en día es uno de los instrumentos que se siguen utilizando para facilitar la extracción del bebé a la hora del alumbramiento. Su funcionalidad sigue siendo factible, aunque todavía hay formas mecánicas que no terminan de cumplir su expectativa, ya que en este caso el feto puede acarrear con una mala praxis.

Algunos partos necesitan de algún tipo de ayuda mecánica y los fórceps se han utilizado para poder solventar algunos incidentes. Si se observa que el descenso del bebé tiene una buena solvencia no se aplicará nada mecánico, pero si el parto se excede y el momento expulsivo se alarga hay que aplicar el fórceps, ventosa o espátula.

¿Cuándo se utiliza el fórceps?

Su utilización solo está indicada en los casos dónde existe una pequeña complicación en la expulsión del feto en el alumbramiento. Tiene la forma de dos cucharones grandes que son sostenidos a modo de pinzas. La idea es colocar esta estructura envolviendo la cabeza del bebé para poder ayudar a sacarla. Se aplicará una especie de gel desinfectante y lubricante para que pueda ser mucho más llevadera la expulsión total de su cuerpo.

Son varios los motivos que pueden llegar a acontecer dicho movimiento mecánico. La fase expulsiva puede llegar a ser ayudada en varios de estos casos:

  • Hay partos que son costosos en el tiempo, después de pujar por varias horas hace que la expulsión sea lenta. En un caso como éste, el parto no progresa y el bebé ya está encajado. Bajos estas circunstancias no es posible practicar una cesárea y se requiere que la expulsión sea vía vaginal.
  • La futura madre puede que esté demasiado cansada para seguir empujando, de ahí que requiera una pequeña ayuda.
  • Hay mujeres que también presentan algún problema de salud para poder empujar con fuerza y termine siendo peligroso. Por ejemplo, un problema cardíaco.
  • Cuando se observa que el bebé puede estar comenzando a sufrir por un bajo aporte de oxígeno, con un latido cardiaco alterado o que esté ofreciendo señales de estrés.

La utilización del fórceps en el parto

¿De qué forma se utilizan los fórceps?

Los fórceps son la vía alternativa para poder asistir en un parto. No es necesario utilizarlo porque sí, se puede esperar hasta el último momento para poder utilizarlo con total garantía y necesidad.

Se utilizará cuando se observe que el bebé ya ha avanzado lo suficiente por la vía del parto y se ha alcanzado los 10 centímetros de dilatación. El feto ha de estar completamente encajado en la pelvis para que se pueda practicar la expulsión mediante este tipo de vía.

Pero si resulta que el bebé ya está muy abajo, se recomienda el uso de la ventosa. Es otro mecanismo mucho más suave y blando que ofrece la posibilidad de no lesionar la cabeza del bebé.

La parte curvada del fórceps se colocará sobre la cabeza del bebé. Se le pedirá a la madre a que ayude a pujar a la vez que le llegue la contracción, de esta forma se podrá facilitar mucho mejor la expulsión.

Cuando se ha conseguido adquirir la posición correcta se completará la rotación del cuerpo para adoptarlo a una salida mucho más factible. Junto a la colaboración de la contracción y el puje se puede complementar la salida con la fuerza que se practique del fórceps.

La utilización del fórceps en el parto

¿Existen riesgos en su uso?

El uso de fórceps ha de ser utilizado por un médico experimentado. De esta forma, todo parto vaginal será seguro por este tipo de técnica, aunque pueden asociarse algunos riesgos.

La madre puede sufrir desgarros más severos en la vagina, dónde su recuperación sería más prolongada. Junto a este hecho tendría problemas para orinar o defecar después del parto.

En el caso del bebé la cabeza podría deformarse en forma de cono, o hincharse o sufrir moretones. Tan solo habría que dejar retomar unos días para que su forma y apariencia adquiera una forma natural. Los músculos faciales del bebé también pueden verse afectados debido a la presión de los fórceps en los nervios.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.