¿Las orejas de los bebés pueden cambiar de forma?

Forma de las orejas de los bebés

Cuando nace un bebé puede que tenga alguna parte de la cara o la cabeza deformada debido a la posición que había adoptado mientras estaba dentro del útero de la madre. Lo mismo les pasa a las orejas de los bebés. Muchas veces salen con las orejas dobladas o muy pegadas, por qué la posición en el útero les hacía tener las manos cerca y dándoles una forma. Pero luego esta forma puede cambiar.

Debemos tener en cuenta que el bebé nace, pero aún le queda camino que recorrer, aún se sigue formando. El cartílago grueso de las orejas del bebé no estará desarrollado del todo, que es lo que hace que la oreja mantenga firme y con una forma definida, como cuando somos mayores.

Protuberancias y hundimientos en las orejas de los bebés

Por eso no debes asustarte si tu bebé nace con las orejas totalmente dobladas o si las ves deformadas porque aun se le tiene que formar el cartílago grueso, y la forma inicial puede cambiar.

De hecho, es bastante común que los bebés nazcan con alguna protuberancia o hundimiento en zonas cercanas a las orejas. Deberás consultarlo con el médico, pero estas deformaciones suelen tener un tratamiento fácil y se puede recuperar la forma de las orejas sin ningún tipo de problema.

Orejas de soplillo

Orejas de soplillo, eso es otra cosa

Ahora bien, si el pequeño sale con orejas de soplillo, esto ya es otro cantar. Es hereditario.

Las orejas de soplillo son una de las imperfecciones más comunes desde el nacimiento. No supone ningún problema auditivo en el niño ni ninguna disfunción física, pero sí es cierto que, sobre todo si las orejas son bastante pronunciadas, puede causar algún malestar psicológico.

Aun así, hay que pensar que cada niño es un mundo. Cada individuo tiene su propia forma de oreja, algunos tienen orejas con grandes pabellones, otros las tienen con forma alargada o puntiaguda, etc. Lo importante es aceptar tu apariencia externa y vivir con ella. Pero como hemos comentado, a veces puede suponer un problema para el estado psicológico del niño.

¿Es posible evitar las orejas de soplillo?

En realidad es una característica física que se desarrolla en el útero (alrededor del sexto mes de embarazo) y tiene un origen hereditario. Así que es difícil evitar que se peguen las orejas.

Antiguamente, si un niño nacía con orejas de soplillo, se acostumbraba a ponerle unas bandas muy ajustadas en las orejas para intentar solucionar el problema, pero si no se hace bien no sirve de mucho: esta forma de la oreja tiene un origen genético y que se desarrolla ya en la vida intrauterina, luego en el curso de la vida el cartílago crece, aumenta y la forma de las orejas puede cambiar, incluso en la edad adulta.

Lo que sí sirve es prestar atención cuando el bebé tiene algunas semanas. Hay que fijarse bien en sus orejas cuando duerma en la cuna o esté en el cochecito. Esto es para evitar que el cartílago, todavía blando y maleable, se deforme con el tiempo debido a una posición incorrecta. Si vemos que cuando está en estas posiciones se le deforma la oreja deberemos cambiarlo de posición porque eso sí puede afectar en la forma que tenga posteriormente.

bebé estirándose las orejas

Así pues, ¿qué puedes hacer si tu hijo tiene orejas de soplillo?

La única forma de solucionar el problema de forma drástica es la cirugía, y ya cuando sea más mayor y si ves que le afecta en la vida personal. Es importante, antes de decidirse a corregir quirúrgicamente las orejas, interrogar al niño, investigar cómo este defecto repercute en su vida social, en su estado psicológico. No deja de ser una operación y, por lo tanto, es muy importante que el niño sea consciente de lo que está haciendo y de que esté totalmente de acuerdo con la decisión tomada.

Una buena opción es contemplar famosos con las orejas de soplillo, como por ejemplo, Will Smith. Hacerle ver al niño que tener orejas de soplillo no es ningún tipo de impedimento. Si pese a todo, le causa problemas psicológicos, entonces es el momento de acudir a un especialista.

Tanto en adultos como en niños, el tratamiento más utilizado para solucionar este problema estético es una cirugía denominada otoplastia, que se realiza de forma ambulatoria y con anestesia local. Consiste en moldear los cartílagos alterados a través de un corte en la región posterior de la oreja de manera que la cicatriz quede oculta y apenas visible. Esta cirugía se puede realizar a partir de los 5 años, ya que en este período ya se completa el desarrollo del cartílago.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)