Legrado uterino: qué es y cuidados en casa

Legrado uterino

El legrado uterino se asocia generalmente a la pérdida fetal, sin embargo, se trata de un procedimiento utilizado en diferentes circunstancias. Este tipo de cirugía se aplica exclusivamente en mujeres, ya es una intervención que se realiza en las paredes del útero. Los cuidados posteriores a la intervención son esenciales para evitar complicaciones y riesgos severos que pueden ocurrir.

Por ello, las mujeres que se tienen que someter a un legrado uterino, deben seguir unos cuidados en casa para recuperarse correctamente. Si necesitas tener más datos sobre lo que es un legrado uterino y cómo debes cuidarte en casa, en caso de tener que someterte a esta intervención quirúrgica, te lo contamos todo a continuación.

Qué es un legrado uterino

El legrado uterino es una intervención quirúrgica que consiste en el raspado de las paredes internas del útero. Mediante esta intervención, se pretende eliminar las células que quedan adheridas al endometrio para dejar el útero completamente limpio. Estas células tienen la capacidad de regenerarse de forma natural con cada ciclo menstrual, por lo que no se trata de una intervención invasiva.

Tampoco es una cirugía peligrosa, de hecho, la suele realizar un ginecólogo con anestesia local. En algunos casos se puede aplicar anestesia general pero de una forma muy leve. El legrado uterino no requiere de hospitalización en la mayoría de los casos, pero sí que requiere de una serie de cuidados básico para evitar infecciones y otro tipo de complicaciones.

En qué casos se realiza el legrado uterino

Legrado uterino

El uso más conocido es en el caso del aborto, sin embargo, el legrado uterino se puede aplicar en otros casos como los siguientes:

  • Interrupción voluntaria del embarazo: Es quizá el caso más conocido, el legrado se aplica en este caso para provocar una interrupción del embarazo voluntario. Esta intervención es la más común en el caso de mujeres que desean interrumpir el embarazo por diversos casos, ya sea por malformación del feto, porque la salud corra peligro o por decisión de la mujer.
  • Aborto espontáneo: Cuando se produce un aborto espontáneo, a menudo es necesario realizar un legrado uterino para extraer las células del endometrio. Esta cirugía se debe aplicar cuando el embrión muere en el útero y no se expulsa de forma natural con un sangrado.
  • Eliminación de pólipos: Los pólipos o miomas son masas tumorales benignas que se forman en el interior del útero. Estas masas pueden producir reglas abundantes y riesgo de sufrir abortos espontáneos en el embarazo.
  • Para realizar un diagnóstico: Cuando existe sospecha de cáncer de útero, se debe realizar una biopsia para analizar el tejido interno del útero. Esta muestra se obtiene mediante la técnica del legrado uterino.
  • Complicaciones derivadas del DIU: El DIU o dispositivo intrauterino se utiliza como método anticonceptivo. En algunos casos, este dispositivo puede quedar instalado en el endometrio, dificultando su extracción y provocando diversas complicaciones. En estos casos, el legrado uterino se utiliza para eliminar el tejido del endometrio que mantiene incrustado el DIU y poder así retirarlo del útero.

Cuidados en casa

Depresión

Después de realizar el legrado uterino, la mujer puede tener sangrado vaginal durante 10 o 15 días. También puede sufrir un malestar en la zona del abdomen y en la zona pélvica. Lo que se recomienda en estos casos es el reposo y la ingesta de algún analgésico si las molestias con muy intensas. El médico será quien recomiende el mejor fármaco en cualquier caso.

Por lo general, las recomendaciones para continuar con los cuidados en casa son:

  • No utilizar tampones para controlar el sangrado vaginal hasta la recuperación total.
  • Las relaciones sexuales deben aplazarse durante al menos dos semanas después del legrado uterino.
  • Tampoco se recomienda realizar duchas vaginales, así como los baños largos. Extremar la higiene es fundamental, pero aplicando duchas rápidas y con un jabón específico para la zona vaginal, más suave y con un PH más apropiado.
  • Además, el ejercicio fuerte está totalmente contraindicado durante el periodo de recuperación.

El legrado uterino es una intervención rápida, sencilla y que no conlleva riesgos. La recuperación física es rápida en la mayoría de los casos, sin embargo, a nivel emocional la recuperación puede precisar de algo más de tiempo. Procura realizar tus actividades diarias normales y en caso de cualquier síntoma fuera de lo mencionado, acude a tu médico para valorar la situación.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.