Legumbres en la alimentación infantil: regala salud a tus hijos

Legumbres3

Recientemente, la Fundación Española del Corazón, nos confirmaba que se viene observando un descenso en el consumo de legumbres, al menos en España; ¡nada menos que desde 1960 ha caído en un 50 %! El doctor Parra de la FEC, considera preocupante que se consuman solo un día a la semana, aunque en la práctica, podemos observar que hay mucha gente (incluidos adultos) que solo las comen 2 o 3 veces al mes. Me pregunto cómo pasarán a formar parte de la alimentación infantil en las familias que no exista preocupación por mantener una alimentación equilibrada.

La Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO) ha proclamado al 2016 como Año Internacional de las legumbres, con un doble objetivo: concienciar a la población sobre las ventajas nutricionales de estos alimentos, y promocionar su cultivo y consumo. Y no es para menos, porque las legumbres pueden mejorar la salud de la población si se consumen con más frecuencia. Tienen propiedades cardiovasculares porque reducen los niveles de colesterol LDL, y al incentivar su presencia en la alimentación infantil, no solo acostumbramos a los niños a sus sabores, sino que también sentamos las bases de la salud futura.

¿Lo sabíais? las legumbres tienen un contenido muy pobre en grasas; y además aportan mucha fibra (entre el 11 y el 25 por ciento del contenido), son antioxidantes, ricas en proteínas de buena calidad, y sus hidratos de carbono son de absorción lenta (ayudando con ello a controlar niveles de glucosa). Y te puedo contar más sobre ellas: contienen micronutrientes, minerales importantes para el desarrollo infantil (como son el calcio, magnesio y hierro), además de vitaminas del grupo B que podrían regular el metabolismo interno.

Legumbres en la alimentación infantil: regala salud a tus hijos

Legumbres: ¿cómo las preparas? ¿cómo las toman tus hijos?

Por si fuera poco, cada tipo de legumbre tiene propiedades específicas, lo cual no sólo enriquece tus platos, sino que completa las necesidades nutricionales. Habas, garbanzos, alubias, guisante verde, soja, etc… ¿cómo las preparas, cómo los comen tus hijos? Creo que a ‘las puertas’ del verano es importante reivindicar su consumo, pues se suelen asociar a esos platos calientes de cuchara que comemos cuando hace frío, pero no: las legumbres son mucho más. Es muy importante que desde que se introduce la alimentación complementaria, los bebés conozcan las lentejas, u otras legumbres como garbanzos, guisantes o soja verde. Así descubrirán su sabor y les resultará más fácil aceptarlas cuando sean grandes.

Y sí, conozco el hecho de que hay niños que crecen y detestan las legumbres en el plato: jamás se debe obligar a comer a un peque, porque puede desarrollar aversión hacia un alimento en concreto, y porque resulta del todo inadecuado para su formación como personas. Es muy importante tener paciencia y no dejar de ofrecer; servirles raciones muy pequeñas; y ¿por qué no? realizar variaciones. Los garbanzos se pueden preparar de otras formas distingas a con espinacas, las lentejas en plato caliente no siempre apetecen, y así todo.

Alimento versátil y fácil de preparar.

¿Qué es más rápido freír un huevo o unos nuguets? No digo que no, pero mamás y papás ya tenemos edad suficiente para saber que hay cosas que nos recompensan inmediatamente pero pasan factura con el tiempo; es buen momento para que los niños aprendan hábitos saludables. Además, con un poco de organización, cocinar legumbres no te va a hacer perder tanto tiempo como crees. Para eso solo tenemos que recordar la sabiduría popular que nos dice que podemos poner a remojo el día anterior, cocer al llegar la noche, y guardar escurridas en la nevera hasta que vuelvas de trabajar, ¿ves que fácil?

Legumbres

Platos con legumbres: en la variación está el gusto.

Utiliza tu imaginación, ¿quién dijo que os hace falta la cuchara para comerlas? Estos son solo algunos ejemplos.

  • Hummus: una crema suave y deliciosa que se hace con garbanzos cocidos y triturados, aceite, un poco de limón y sal. Lo venden hecho en los supermercados y superficies comerciales, pero también lo puedes preparar en casa, busca una buena receta. Después lo untáis sobre pan o tortillas de maíz, está riquísimo.
  • Plato combinado con arroz blanco, lentejas hervidas, trocitos de huevo duro y tomate rallado. Aliñas con sal, aceite y perejil seco, ¡y listo!
  • Ensalada de lentejas amarillas o alubias rojas (por cierto ¿sabías que existen muchas variedades de alubia?) hervidas y servidas en bol junto con verduras crudas (como pepino, tomate, zanahoria rallada, trocitos de brécol).
  • Hamburguesas o croquetas, ¡mmmmm, que ricas! Se suelen hacer con lentejas cocidas: la legumbre una vez escurrida, se aplasta y mezcla con algún ingrediente que le de consistencia (por ejemplo patata hervida o harina de arroz), también se puede echar un poco de aceite de oliva y aliñar. A las hamburguesas se les da la forma, a las croquetas, también pero además se pueden rebozar antes de colocar en bandeja de horno para cocer a 170 º hasta que estén doradas.
  • Un puñadito de legumbres en el plato de fideos, ¿a que suena apetecible?

Otras formas de que acepten legumbres.

La cocina de la casa es un lugar para compartir, experimentar y aprender. Permite que los peques te acompañen a comprar, preparar platos y servirlos, la implicación hace que valoren más los alimentos que van a consumir.

Acabo recordándote la importancia de las legumbres en la dieta infantil, y sea o no año internacional dedicado a este alimento tan completo, es un buen momento para revisar nuestra nutrición, ¿no te parece?

Imágenes — USDAgov, User:Justinc, rusvaplauke


Categorías

Nutrición

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *