Educar para la vida: lo que también se debería aprender en los colegios

Esta semana los colegios e institutos dan por terminado el curso.  Por fin, los estudiantes tendrán las vacaciones, el descanso y el tiempo libre que se merecen. Como padres, os animo a que favorezcáis todo eso y muchos momentos de juego. No sé si será el caso de vuestros hijos, pero, últimamente todos los niños y adolescentes que veía por la mañana temprano tenían un aspecto de cansado y agotamiento increíble. Por eso, es tan importante que ellos desconecten y que vayan recuperando las fuerzas.

Estoy convencida de que en muchos colegios e institutos se ha enseñado matemáticas, lengua e inglés. Pero, ¿cuantos centros educativos han ido más allá de las asignaturas del programa? No me entendáis mal. Las matemáticas, la lengua y el inglés son importantes. Sin embargo, también lo es el concepto de educar para la vida. Hay quién dice que los estudiantes asisten a los colegios para aprender las materias. Pero yo no creo que el aprendizaje tenga que quedarse ahí.

Creo que los colegios y centros educativos deberían ser sitios de aprendizaje activo y de experiencias. Desgraciadamente, muy pocos tienen en cuenta esos conceptos. Sé que el curso se ha acabado, pero, me gustaría poder dar mi opinión sobre lo que también debería fomentarse y aprenderse en los colegios y la importancia que tiene educar para la vida en el desarrollo íntegro de los estudiantes.

Debate, reflexión e investigación

Son bastantes los colegios los que todavía llevan a cabo un modelo tradicional en sus aulas. Hay maestros y profesores que siguen impartiendo las asignaturas como hace veinte años. Los estudiantes copian en sus cuadernos lo que dice el docente e intentan comprenderle. En muchas ocasiones, no hay espacio para el debate, la reflexión y la investigación.

Sé de estudiantes de primero de la ESO que no saben expresar su opinión y que no reflexionan ni asimilan el contenido que se memorizan. Cuando les haces preguntas diferentes a las que vienen en el libro, no saben responder. Se encogen de hombros y miran para otro lado. Dudo que hayan comprendido algo de lo que han estudiado. Desde mi pinto de vista, eso no tiene nada que ver con el aprendizaje auténtico.

Resolución de conflictos y mediación

Hay algunos colegios e institutos que han llevado a cabo la iniciativa de que un grupo de estudiantes sean los mediadores entre los problemas que puedan surgir en el día a día entre los alumnos. Lamentablemente, todavía son muy pocos centros educativos los que lo hacen. Pero los que sí han puesto en práctica estás medidas, afirman que el clima y ambiente de sus clases han mejorado muchísimo.

Los estudiantes tendrán que lidiar con conflictos y obstáculos en muchas ocasiones fuera y dentro de los colegios y centros educativos. Pero, ¿cómo van a hacerlo si no conocen las herramientas y estrategias adecuadas? No podemos esperar que todos los problemas que vayan a tener a lo largo de su vida se los resuelvan otras personas y que ellos se queden parados. Por eso, conocer algunas técnicas de mediación sería muy útil para su futuro.

Comunicación asertiva, valores  y empatía

Estaría bien que todos los colegios y centros educativos dieran importancia a la comunicación asertiva y a la empatía. Hay muchos estudiantes que no saben cómo pueden dirigirse a los demás sin que sus palabras hagan daño a otros. Y hay pocos centros educativos que desarrollen y pongan en práctica dinámicas para fomentar la empatía entre los alumnos. Padres y maestros tienen que trabajar codo con codo en estos aspectos y no creer que es asunto de una parte sola.

Y digo esto porque son muchos los colegios e institutos que piensan que ellos no son los encargados de enseñar valores a los estudiantes y que eso es cosa de las familias. Y hay padres que esperan que los centros educativos se lo den todo hecho en cuanto a la educación de sus hijos se refiere. Obviamente, no debería ser así. Estoy de acuerdo en que los valores básico se aprenden en casa, pero, en el colegio se tendrían que reforzar y aprender otros nuevos que quizás los padres no pueden enseñar a sus hijos.

Educación emocional: siempre la gran olvidada de los colegios

Para muchos colegios e institutos la educación emocional es la gran olvidada. De nuevo creen que el aprendizaje, gestión e identificación de emociones tiene que llevarse a cabo en casa y no en el aula. Algunos centros educativos han implantado la asignatura educación emocional. Una materia donde los niños y adolescentes podrán hablar de sus sentimientos y conocerán herramientas para su gestión y comprensión. Pero, ¿y si los estudiantes necesitan expresar sus emociones fuera de esa asignatura? ¿Tendrán que esperar?

Pues no lo tengo muy claro. La educación emocional debería tenerse en cuenta durante toda la jornada escolar. Por ejemplo, los niños que acuden a primaria son todavía muy pequeños para conocer el autocontrol de sus sentimientos. Si han tenido un problema con un compañero o se sienten mal por cualquier motivo, deberían poder expresarlo en el momento que sucede y no esperar a la hora de educación emocional. ¿Vosotros qué creéis?

Ahora os pregunto lo siguiente: ¿qué echáis de menos que los niños y adolescentes aprenden en el colegio y centros educativos? ¿Creéis que sería útil fomentar más el concepto de educar para la vida para el futuro de los estudiantes?


Categorías

Aprendizaje

Mel Elices

Mi pasión por la educación me llevó a estudiar en primer lugar Educación Infantil y después la carrera de Pedagogía. Y mi curiosidad (hasta... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Macarena dijo

    Hola Mel, dices:

    “Estoy convencida de que en muchos colegios e institutos se ha enseñado matemáticas, lengua e inglés. Pero, ¿cuantos centros educativos han ido más allá de las asignaturas del programa? No me entendáis mal. Las matemáticas, la lengua y el inglés son importantes. Sin embargo, también lo es el concepto de educar para la vida. Hay quién dice que los estudiantes asisten a los colegios para aprender las materias. Pero yo no creo que el aprendizaje tenga que quedarse ahí”

    Se te entiende perfectamente, y yo estoy de acuerdo, es más… me importa poco afirmar que en mi opinión hay momentos de la vida escolar de un grupo de alumnos, en los que los valores deberían prevalecer sobre los contenidos.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *