La merienda ideal de los niños para evitar los excesos del verano

meriendas en veranoCon la llegada de las vacaciones de verano son muchos los niños que cambian sus hábitos alimenticios de un día para otro. La rutina del comedor escolar, o del horario en casa por el colegio, se acaba. Muchas veces esto da lugar a un descontrol en las cosas que “picotean” nuestros hijos después de las comidas, ya que en lugar de estar en clase, están en la calle jugando o con sus amigos de paseo.

El hecho de que el niño pase más horas “libre”, da lugar al famoso picoteo entre horas. Las meriendas quedan apartadas para ser sustituidas por chucherías cargadas de azúcar o paquetes de frituras altamente perjudiciales. La idea es hacer de la merienda algo atractivo para el niño; recordemos que a diario son bombardeados por la publicidad de la insana alimentación, y que nosotros debemos de hacerles ver la realidad. Esta es una propuesta de una merienda completa y saludable, que además les ayudará a mantener la energía que necesitan:

Idea de merienda para niños

Si tu niño tiene más de 3 años, o incluso si tiene menos pero practicáis el BLW, esta merienda mantendrá satisfecho su apetito y le alimentará:

  1. Olvidémonos del típico bocadillo de embutido. Opta por propuestas más sanas y naturales. Un sándwich vegetal, por ejemplo, mantendrá su estomago lleno, ayudando a que llegada la cena, no coma de más.
  2. Lleva una pieza de fruta en la recamara; cuando se acabe el “plato” principal de la merienda, puede que después de un rato quiera comprar algún tipo de snack. Siempre digo que las cosas puntuales no son problema; el problema llega cuando se convierten en una rutina. Ofrece la pieza de fruta si pide algo más. Las frutas más sabrosas en verano son el melón y la sandía. Puedes pincharla en palitos para hacerla más atractiva visualmente.
  3. Haz que tu hijo participe en la preparación de su merienda. Es importante que tu hijo pueda también decidir sobre si mismo ya que le hará sentir que tiene valor. ayudar a comer fruta a los pequeños

Es difícil que nuestros hijos no coman de vez en cuando productos que no son del todo sanos. Hay que intentar, en la medida de lo posible, evitar que estos estén incluidos a diario o más de una vez por semana en la alimentación de los más pequeños.

No hay que obsesionarse, pero tampoco hay que quitar importancia al hecho de que cada vez es más frecuente encontrarnos a niños con sobrepeso, lo que perjudica y de forma grave su salud en el presente y en el futuro de prolongarse esta condición.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *