Mi hijo es hipocondríaco

hijo hipocondríaco

Para ninguna madre es fácil hacer frente a un hijo hipocondríaco. Y ten presente que para él o ella tampoco está siendo fácil la situación. Los niños hipocondríacos sobredimensionan lo que sienten. Demuestran una anormal preocupación por sufrir lo que para otros, sería un simple golpe, un dolor de barriga o un resfriado. Viven esta situación con tal ansiedad que comienzan a tener la creencia de que algo grave les sucede.

En este artículo te ayudaremos, a ti ya tu hijo, y mostrarte algunos de los principales síntomas de la hipocondría. Pero recuerda, puede que tu hijo sea hipocondríaco, o puede que sea manipulador, y está fingiendo por otras carencias. A veces se puede desencadenar hipocondría vinculada a trastornos afectivos.

Causas y síntomas de la hipocondría

La salud en la infancia

A ciencia cierta no conocemos la causa la hipocondría, se cree que hay un factor genético que la origina, también puede ser a causa de que el niño en cuestión es hipersensible, o que haya pasado por la experiencia de un familiar enfermo. También es lógico que si alguno de los padres, o familiares con los que convive es hipocondríaco, el niño emule ese comportamiento.

Este tipo de trastorno se manifiesta más a partir de los ocho o nueve años de edad. Algunos de los síntomas que manifiesta tu hijo hipocondríaco, y que puedes confirmar es la exageración en dolores, la creencia frecuente de que tienen un padecimiento grave, sufre ansiedad, miedo.

A la hipocondría se le da el valor de patología. Debemos darle la atención e importancia que merece, y ofrecer a nuestro hijo las herramientas que le ayuden a manejar la situación. Te recomendamos consultar con un psicólogo. En general se aplica la terapia cognitivo-conductual, para ofrecer pautas y se trabajar con el niño y la familia para que supere sus miedos, pero hay otras.

¿Qué siente un niño hipocondríaco?

hijo hipocondríaco

Ten en cuenta que un niño hipocondríaco está en constantemente ansiedad e hiperactividad orientado a detectar enfermedades que pongan en riesgo su salud, o la de las personas que lo rodean. Ten presente que vive con un miedo intenso y recurrente. En realidad, su ansiedad se centra en que el peligro o la amenaza provienen de su propio cuerpo, al que se percibe como frágil o enfermizo.

Desde que el COVID-19 se ha instalado en nuestras vidas han aumentado los miedos a enfermar. Los niños no son ajenos a ellos, muchos niños y niñas viven preocupados, sobre su salud y la de los familiares. La ventaja es que los protocolos de seguridad y protección, y que los entornos se han vuelto más controlados ha ayudado a los niños hipocondríacos a calmarse.

Es importante que sepas que la hipocondría se trata, se puede reducir o curar, por tanto, mantener una actitud pasiva, y considerar que forma parte de la personalidad del niño no le beneficia. La familia, los profesionales educativos y en caso necesario el apoyo profesional son factores claves e indispensables.

Consejos que te ayudarán con tu hijo hipocondríaco

hijo hipocondríaco

La primera acción que debemos hacer si sospechas que tu hijo es hipocondríaco es darle la importancia que requieran las situaciones de salud del niño. Debes descartar, con la visita al pediatra, que realmente no hay asociado ningún síntoma a la enfermedad o dolencia que dice tener.

Una vez confirmado que no hay enfermedad, convence al niño de que no le pasa nada. No le des medicina, ni placebo si no las necesita. Si se cae dile que está bien, que no le ha pasado nada, lo mismo con la lluvia, si se moja un poco no va a devenir en pulmonía. Como madre tenemos que preparar su mente para que sea un adulto independiente y estable, sin miedo.

Trabaja con él o ella a nivel de comunicación cada situación que se vaya presentando. Ejercita la habilidad de transformar los pensamientos negativos en juicios razonables. Trata de relativizar lo que ocurre. Por ejemplo, puedes decirle que la última vez que sintió un dolor no fue importante, que se le pasó enseguida. Y sobre todo, no caigas en la trampa de no llevarle a la escuela. Si no quiere ir, averigua porqué.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.