Mi hijo hace soliloquios, ¿es normal?

habla tanto
Si tu hijo hace soliloquios, es decir habla solo, no te preocupes demasiado. A ciertas edades es, además de común, necesario. Y es que los soliloquios son una herramienta para resolver problemas. El habla privada desempeña un papel positivo en el desarrollo cognoscitivo normal de los niños. De estas cuestiones te vamos a hablar hoy, y de cómo puedes actuar como madre.

Por otro lado, en especial, los niños y niñas con síndrome de Down se apoyan en el soliloquio como medio para el desahogo, la tristeza, la frustración y el aislamiento. Al menos esto es lo que indican diversos estudios. Es tremendamente útil para ellos. Suelen pensar en voz alta para procesar los acontecimientos de la vida cotidiana.

El soliloquio desde el punto de perspectiva de la psicología

niño habla solo
Desde el punto de vista de la psicología el soliloquio puede explicarse de dos maneras en la edad adulta: tiene algún tipo de trastorno o es alguien que se encuentra aislado y necesita expresar unas ideas en voz alta. Esto es al menos lo que ocurre en las personas adultas, pero en los niños los soliloquios son frecuentes, en especial durante la etapa de la aparición del lenguaje.

Hay niños que creen amigos imaginarios cuando no tienen cerca compañeros de juego, y mantienen conversaciones con ellos, que pueden parecer o ser soliloquios. Pero el niño no los percibe como tal. Algunas veces los soliloquios van acompañados de comportamientos desadaptativos o anormales, con cierto balanceo autístico. En estos casos el soliloquio se toma como parte de la sintomatología de una patología mayor.

Vygtosky, unpsicólogo ruso, describía una estrecha vinculación entre la experiencia social, el habla y el aprendizaje. De hecho el impulso de hablar solos nunca desaparece. En cualquier momento que tu misma, o tu hijo se encuentre ante situaciones insólitas o actividades absorbentes, tenderá a resurgir. En cualquiera caso, de adultos o de niños, en un soliloquio hay un componente reflexivo.

El hábito de los soliloquios en el niño

soliloquio

Si observas a tu hijo hablar solo no significa inestabilidad mental, ni es un signo de desobediencia o distracción. Por tanto no se debe reprender a un niño o niña cuando habla solo y en voz alta. El soliloquio le sirve niños dirigir su propio comportamiento, desenvolverse en situaciones desacostumbradas y, como hemos dicho antes, adquirir nuevas habilidades.

Según los distintos estudios sobre los soliloquios, que han proliferado desde la década de los 80, los niños de clase media hablan solos en voz alta con una frecuencia creciente entre los 4 y 6 años de edad. Durante la escuela elemental, el soliloquio aparece como murmuración inaudible. A los 10 años más del 40% de su habla privada sigue siendo perceptible.

Muchas veces cuando un niño se enfrenta a una tarea nueva recitará en voz alta aquellos aspectos del problema que le resultan más incomprensibles. Cuando van ganando en capacidad, el habla privada se convierte en murmuración inaudible. Cuando ya se ha ejercitado, el niño aprende a hacer las operaciones cognitivas en voz baja, para después pasar al silencio.

Cómo actuar como madre ante la charla a solas de tu hijo

soliloquio niña

Como se ha dicho el soliloquio constituye una herramienta para la resolución de problemas. En especial para aquellos niños y niñas que crecen en ambientes enriquecedores y socialmente interactivos. El niño incorpora el lenguaje que escucha de los mayores a su propio diálogo. 

Escuchando los soliloquios de tus hijos, los que mantienen consigo mismo o con sus amigos imaginarios, puedes adquirir mayor información sobre sus planes, metas y dificultades. Será más fácil que ellos expresen libremente lo que quieren al no sentirse interrogados. Si, para su edad, recurren en demasía al habla privada, seguramente están demandando apoyo y orientación suplementaria.

Laura E. Berk y Ruth A. Garvin realizaron un estudio con niños entre 5 y 10 años en los que corroboran que la autoorientación constituye la función principal del soliloquio. Los niños hablaban consigo mismo más a menudo cuando trabajaban solos en tareas complicadas en las que sus profesores, no podían ayudarles inmediatamente. Los soliloquios disminuyen conforme aumenta el rendimiento.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.