Mi hijo juega solo

Mi hijo juega solo

Un hijo que juega solo puede ser muy beneficioso en ciertos sentidos, puesto que demuestra autonomía. Sin embargo, que siempre juegue solo puede ser una señal de que algo no está del todo bien. Observar a los niños en casa es muy importante para detectar determinados comportamientos, de la misma forma que en el colegio tienen en cuenta este tipo de cuestiones.

Es posible que el niño se acostumbre a jugar solo porque tiene dificultad para relacionarse con sus iguales. Quizá no tenga hermanos con los que aprender a compartir juegos, o puede haber otros motivos por los que un hijo juega solo. En cualquier caso, es necesario observar y analizar cómo se produce ese juego para saber si es necesario intervenir. Y en caso de que sea necesario, saber cómo hay que hacerlo.

¿Debo preocuparme si mi hijo juega solo?

Mi hijo juega solo

Antes de entrar a valorar si la situación es preocupante o no, hay que analizar la actitud del niño cuando juega solo y ante la probabilidad de jugar con otros niños. También influye la edad del niño y su actitud anterior ante el juego con sus iguales. Es decir, no es lo mismo que un niño pequeño juegue siempre solo, que un niño mayor que ya compartía espacio con otros niños repentinamente cambie su forma de jugar.

Por una parte, los niños pequeños generalmente juegan solos hasta que comienzan a compartir tiempo con sus iguales, ya sea con familiares o en el centro de educación infantil. Los niños más mayores, tienden a socializar con los compañeros del colegio, donde se forjan los primeros amigos. aprenden a compartir actividades y juegos, por lo que es más habitual que tengan juego individual pero también colectivo.

El juego individual es muy importante y necesario, porque ayuda al niño a desarrollar su imaginación, potenciar su autonomía, aprenden a tener iniciativa y autodeterminación. Sin embargo, el juego colectivo aporta otros beneficios esenciales en el desarrollo del niño. Cuestiones como el trabajo en equipo, la solidaridad, la empatía o valores como la amistad, se labran en el propio juego entre iguales.

Es decir, está bien que tu hijo sepa jugar solo de vez en cuando, en determinadas circunstancias. Pero eso no debe suponer el rechazo al juego con otros niños, porque en ese caso puede haber algún problema social que se debe trabajar.

Cómo ayudar a tu hijo a relacionarse con sus iguales

Parque infantil

Quizá sea por timidez o por falta de costumbre, porque los niños que no suelen compartir tiempo con hermanos o con otros niños, no tienen tan fácil el acceso a sus iguales. Si tu hijo no ha tenido que compartir juego con otros niños de forma habitual, es normal que esté acostumbrado a jugar solo y no extrañe ese contacto. También es lógico que no sepa cómo hacer amigos, cómo acercarse a otros niños y compartir un juego.

En ese caso, es fundamental ofrecer al niño ciertas herramientas para que pueda desarrollar su relación con sus iguales. Procura salir un rato cada día o siempre que puedas al parque infantil, donde haya otros niños y se pueda crear un espacio de juego entre todos. Si tu hijo encuentra a otros niños jugando, le creará curiosidad y de alguna manera encontrará la forma de acercarse para unirse al juego.

La edad puede marcar la diferencia en este sentido, puesto que según los especialistas, los niños mayores de 6 años deben de haber desarrollado la capacidad de establecer relaciones sociales. Por lo tanto, si en el colegio observan que tu hijo juega solo en el patio y se comparte ese comportamiento en otros ámbitos sociales, quizá sea el momento de buscar ayuda profesional.

Un especialista puede ayudar a tu hijo a mejorar sus habilidades sociales y con algunas herramientas, podrá establecer relaciones con otros niños. La amistad es necesaria para los niños, compartir juegos, secretos, aventuras y por qué no, peleas y enfados, forman parte de la infancia. Estas primeras relaciones marcan el futuro de las relaciones que se establecerán en el futuro. Presta atención al comportamiento de tu hijo y en caso de ser necesario, ofrécele la ayuda necesaria para mejorar sus relaciones.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.