Mioma subseroso y embarazo, qué es y cómo afecta a la gestación

embarazo ectópico

Hoy trataremos el tema de los miomas y el embarazo, y más detalladamente el del mioma subseroso. Si te han detectado algún mioma lo primero que queremos decirte es que no te alarmes. Este tipo de fibromas son benignos. Hoy en día hay tratamientos muy efectivos para superarlos, tanto farmacológicos como quirúrgicos, que son mínimamente invasivas. Tómalo con tranquilidad y sigue las recomendaciones de tu especialista.

Empezaremos con la definición clínica, el mioma subseroso es una tumoración uterina. Por lo general son y se suelen detectar a través de los reconocimientos periódicos ginecológicos que toda mujer debe hacerse. Te seguimos dando más explicaciones sobre ellos y cómo afectan a la posibilidad de quedarte embarazada o durante la gestación.

¿Qué es un mioma subseroso?

mioma uterino imagen

Como decíamos un mioma subseroso es un tumor que está formado por fibras musculares y colágenas del útero. Suele localizarse en la parte más externa del útero. Este tipo de mioma es el más común entre las mujeres, entre el 20 y el 40 por ciento de las mujeres lo han tenido, y la mayoría de ellas sólo lo han sabido por las revisiones ginecológicas. Este tipo no suele presentar síntomas.

Son más frecuentes en edad fértil, casi no se producen en la pubertad, y se reducen durante la menopausia. Otros nombres con los que también puedes encontrar información sobre ellos son leiomiomas, fibromiomas o leiofibromiomas

No hay una causa determinada para que se produzcan los miomas uterinos, aunque se habla de algunas mutaciones genéticas que predisponen a ciertas mujeres a presentar estos miomas. En cuanto a la dieta parece que las carnes rojas y el jamón incrementan la incidencia de miomas subserosos.

Las mujeres de raza negra suelen presentar más miomas. Lo que sí está demostrado es que si has tomado anticonceptivos orales tienes menos riesgos de presentar un mioma subseroso.

Los miomas se clasifican a grandes rasgos por el lugar del útero donde se localizan. Suele hablarse de:

  • Miomas intramurales: están limitados a la pared muscular o miometrio. Por lo general son múltiples y de formas raras. Modifican la anatomía del útero.
  • Miomas subserosos: son los que crecen muy cercanos a la capa serosa, expandiéndose hacia la cavidad pélvica.
  • Miomas submucosos: los que crecen muy cercanos a la capa mucosa y se expanden hacia la cavidad uterina. Pueden producir sangrado uterino anormal.
  • Mioma pedunculado: se origina porque el útero intenta expulsar al tumor. Está separado de la pared uterina por un pequeño puente de tejido.

Síntomas del mioma subseroso

mujer con mioma uterino

En más del 50% de las mujeres un mioma subseroso es asintomático, es decir, no lo notarás. A veces ocurre que hay un sangrado anormal, con menstruales abundantes, durante muchos días. En cuanto a su manifestación clínica, que se detecta a través de la exploración ginecológica, es la tumoración pélvica. En los casos más graves el mioma puede alcanzar grandes tamaños y semejar al de una mujer embarazada.

Este aumento es lo que hace que haya obstrucción en las vías urinarias, u orinar con frecuencia, sensación de orinar y no poder.
El tratamiento debe ser individualizado tomando en cuenta las características del mioma de cada paciente. Pude ser farmacológico o quirúrgico, y debe ser el especialista quien lo valore.

Miomas y embarazo

Lo primero e importante es decirte que los miomas subserosos no afectan en lo absoluto la fertilidad, pues como hemos explicado crecen fuera del útero.

Los miomas conocidos como fibromas, son tumores benignos que a veces también aparecen durante el embarazo debido a las hormonas placentarias. Al principio pueden generarte preocupación pero raras veces se convierten en un problema mayor, pero será el geniecólogo quien debe controlarlo, ya que si aumentan excesivamente de tamaño puede dar lugar a determinadas complicaciones. Pueden llegar a bloquear el canal de parto y conducir a una cesárea, y también pueden producir abortos y partos prematuros, pero como te hemos recalcado durante todo el artículo es tu especialista el que debe controlarte.

Por lo general, los miomas vuelven a su tamaño después del parto, o incluso son expulsados durante el mismo. Si quieres completar esta información puedes consultar este artículo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.