No te equivoques: el mejor desayuno no es más, sino mejor equilibrado

desayunar para funcionar bien

Los niños tienen un montón de horas por delante que requieren una mente bien alimentada. Si la maquinaria no obtiene energía, no funcionará o no funcionará a su máximo rendimiento, así de simple. Es por esto por lo que los padres debemos de considerar el desayuno de nuestros hijos como la comida más importante del día. Y en la medida de lo posible, acompañarles en el primer festín mañanero.

Los datos en nuestro país resultan alarmantes: sólo el 7.5% de los niños desayunan adecuadamente. Más de la mitad de la población infantil y juvenil no toman nada más que un vaso de leche acompañado de algún producto cargado de azúcar. El desayuno finaliza al cabo de unos 10 minutos aproximadamente, cuando deberíamos de dedicarle el doble o más. La mañana no es sólo el momento de desayunar; es el momento de despejarse, de alentar a tus hijos y motivarles para el día que les espera en clase. Los desayunos más completos y equilibrados harán el resto. Aquí os dejamos algunos:

Desayunos completos, mañanas alegres

Todas las mañanas deberían de poder disfrutar de un lácteo (leche materna o de vaca), un hidrato de carbono complejo y una fruta. En la medida de lo posible descartar cacaos solubles cargados de azúcares innecesarios y acostumbrarles a tomar cacao puro sin azúcar añadido. El cacao puro es una fuente de energía que, con moderación, resulta exitoso para aguantar la jornada en clase.

Para las familias que no toméis lácteos, las leches vegetales de almendras o avellanas son una alternativa muy interesante para niños y jóvenes en etapa escolar. Y para nosotros también, por supuesto. Si no son partidarios de tomar la leche “chocolateada”, podemos optar por ofrecerles una mezcla de cereales, avena con centeno por ejemplo. Al ser una fuente de hidratos de carbono complejos, su energía se liberará lentamente y no tendrán un “bajón” al poco rato de comerlos.

También podemos darles galletas, integrales siempre que se pueda, pero con cuidado del azúcar añadido que puedan traer las marcas de supermercado. Otra alternativa es dejar un bizcocho casero bajo en azúcar preparado con harina integral de trigo o de espelta. O hacer con los más peques las galletas el fin de semana, ¡que viva lo casero!

Con la fruta tenemos un amplio abanico de posibilidades. Una de las frutas más calóricas y enegéticas, además de económica, es el plátano. Se puede tomar mezclado en un bol de leche con cereales. Son tantas sus posibilidades que no os cansaréis de esta rica fruta. Y no os olvidéis de los frutos secos. 4-5 almendras o nueces por la mañana serán sinónimo a pilas cargadas durante bastantes horas.

desayunar en familia para mejorar las relaciones

Desayunar para obtener energía de calidad

Muchas veces nos olvidamos de desayunar con calidad y no con cantidad. Pensamos que con un bol de cereales rebosante, nuestros hijos tendrán energía todo lo que resta de día hasta la hora del recreo o comida. Lo cierto es que cuanto más variado y sano sea el desayuno, mejor se aprovecharán todos sus nutrientes. Por lo tanto estaremos evitando que nuestros hijos picoteen antes de la comida y prevenimos de esta forma tan simple la obesidad infantil.

Debemos de ofrecer alternativas, aunque desayunar todos los días lo mismo no está mal ya que si cumplimos con la regla hidrato de carbono complejo + grasas insaturadas + fruta + lácteo (o bebida vegetal), nuestros pequeños y mayores aguantarán mejor en clase. En otros países los desayunos están cargados de energía de liberación lenta y se toman mucho más enserio lo de “la comida más importante del día”

Recordad que sin una pila cargada el cuerpo no funcionará y por consiguiente la mente tampoco. Cuando a vuestros hijos les cueste desayunar, despertarlos un poco antes para que vayan cogiendo la rutina del desayuno. Si por las mañanas no se terminan todo, haced de su media mañana en el recreo un “postdesayuno”. Si en el desayuno no se acabaron los frutos secos por ejemplo, por falta de tiempo o hambre, añadid unos cuantos en su mochila.

desayunando en familia

Ánimo padres, madres, pequeños y mayores. Las rutinas las cogeréis enseguida y todo irá como la seda. Feliz inicio de curso. Comenzando bien desde el principio será todo más fácil y llevadero.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *