Por qué pierden peso los recién nacidos

Muchos padres se preocupan al ver como su hijo recién nacido, pierde algo de peso en los días siguientes a su nacimiento. Ello es algo normal que sucede de manera natural y que en la gran mayoría de los casos se soluciona sin problema alguno con el paso de los días.

Sin embargo los padres deben estar atentos en todo momento a la pérdida de peso de su bebé, ya que dicha pérdida tiene un límite y con el paso de los días deberían empezar a coger algo de peso. En el siguiente artículo te contamos los motivos por los que los bebés pierden peso al nacer y qué cantidad de peso es ideal perder.

Motivos por los que los bebés pierden peso al nacer

Son tres las causas principales por las que los bebés suelen perder peso después de nacer:

  • El expulsar el meconio en las horas posteriores a su nacimiento, hace que el bebé pierda algo de peso. Se trata de la primera caca que hace el bebé y está compuesta de todo lo que ha ido comiendo el pequeño en el interior del vientre. Lo normal es que el meconio pese de 90 a 100 gramos.
  • La orina es otra de las causas más habituales y frecuentes de la pérdida de peso del bebé. Es normal que el pequeño haga pipí varias veces al día, lo que provoca que pierda líquido además de un poco de peso.
  • Durante los primeros días de vida, el bebé se alimenta lo justo por lo que es bastante normal que pierda algo de peso. Con el paso del tiempo, el bebé necesitará mucha más leche para hacer frente a las necesidades de su organismo. Si se opta por la leche materna, los primeros días se alimenta de calostro que apenas aporta calorías al organismo del pequeño. Las tomas se hacen a demanda del bebé y durante los primeros días de vida el pequeño apenas necesita grandes cantidades para poder alimentarse.

Bebé recién nacido

Cuánto peso deben perder los bebés al nacer

No hay cifra exacta en lo que a la pérdida de peso se refiere. Hay bebés que son propensos a perder más peso y otros que apenas pierden nada. Lo más habitual es que el bebé llegue a perder entre un 5% y un 7% de su peso al nacer. Si el bebé llega a perder un 10% es algo preocupante y que puede poner en peligro la salud del pequeño. Si ello ocurre, los padres deben acudir lo más pronto posible al hospital.

Los diferentes estudios señalan que la pérdida de peso se produce durante los 4 días posteriores al nacimiento. A partir del quinto día el bebé debería ir cogiendo poco a poco peso. A pesar de que como hemos comentado, a día de hoy no hay un peso exacto en lo que se refiere a la pérdida de peso del bebé, lo que debe quedar claro es que en ningún caso el bebé debe perder el 10% de su peso al nacer.

Puede ocurrir que la leche materna sea insuficiente a la hora de alimentar por completo al bebé y como consecuencia de ello pueda ir aumentando de peso. En muchos casos, el pediatra aconseja el complementar la toma del bebé con leche artificial. Es importante por tanto que el bebé vaya cogiendo peso a partir de la primera semana de vida y no se estanque en el mismo.

En definitiva, es totalmente normal que el recién nacido llegue a perder algo de peso durante los primeros días. Con el paso del tiempo y gracias a las diferentes tomas, el bebé ira aumentando de peso de manera progresiva. Si el bebé a pesar del paso de los días, sigue sin coger nada de peso, los padres deben acudir rápidamente al hospital ya que puede llegar a correr de manera grave la vida del bebé.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.