Qué es la negligencia emocional

Cómo explicarle la importancia de llorar a los hijos

Mucha gente suele asociar el maltrato o abuso de los niños al aspecto físico. Sin embargo la omisión afectiva o negligencia emocional de los padres hacia su hijo es considerada como un tipo de maltrato. Ante esta falta de cariño por parte de los padres, el niño sufre un daño a nivel emocional bastante importante que le va a repercutir de una manera negativa con el paso de los años.

La falta de afecto va a provocar en el niño ciertos problemas como es la dificultad a la hora de poder relacionarse con los demás y falta de autoestima. Es por ello que la negligencia emocional se debe evitar a toda costa y ofrecer todo el afecto, amor y cuidados posibles a los hijos.

Qué se entiende por negligencia emocional

La negligencia emocional es la falta de cuidados de los hijos por parte de sus padres. Aparte del afecto, también faltan ciertas necesidades básicas como es el caso de la higiene o de la alimentación. Los padres sin darse cuenta, descuidan la educación de los pequeños con todo lo que ello conlleva.

Por desgracia, la negligencia emocional suele pasarse por alto sin darle la importancia que realmente tiene. Sin embargo tal negligencia puede provocar graves problemas en la persona del niño que se siente incomprendido en todo momento y con una falta importante de autoestima.

Conductas propias de la negligencia emocional

Los padres que actúan con negligencia emocional suelen manifestar dos tipos de conductas:

  • No ofrecen ningún tipo de afecto o sentimientos hacia sus propios hijos. No suelen abrazarlos ni besarlos.
  • Los hijos no tienen ningún tipo de normas y no hay disciplina en el hogar. La falta de autoridad por parte de los padres es bastante evidente, lo que provoca la rebeldía por parte de los niños.

Cómo explicarle la importancia de llorar a los hijos

Cómo corregir la negligencia emocional

En la gran mayoría de los casos, los padres no reconocen que actúen de una manera negligente en la educación de sus hijos. Ello resulta complicado por tanto a la hora de poder poner solución a dicho problema. Se trata de padres que consideran que están educando perfectamente a sus hijos a pesar de las graves faltas que cometen tanto a nivel de afecto como en la propia educación de su hijo.

Los expertos piensan que los padres que educan de una manera negligente a sus hijos, han pasado por lo mismo cuando eran pequeños. Es posible que sufrieran una falta de afecto por parte de sus padres y ahora repiten patrón de la misma manera con sus propios hijos. Sin embargo, es importante que se den cuenta de que están descuidando las necesidades básicas de sus hijos y por ello deben dejarse ayudar y enmendar lo hecho hasta ahora.

Se ha podido demostrar que el vínculo y las relaciones que tiene un hijo con sus padres son claves a la hora de conseguir un desarrollo óptimo a nivel psicológico. No es lo mismo un niño que recibe la atención continuamente de sus padres, de aquel otro que no recibe un mínimo afecto por partes de los padres.

Se puede entender en cierta medida que un padre que no ha sido amado en su infancia, vaya a dar amor a sus hijos. Sin embargo es esencial el dejar de lado a la negligencia emocional ya que el aspecto emocional y mental del pequeño puede verse dañado con el paso de los años.

En definitiva, son muchos los casos de negligencia emocional que se dan en muchas de las familias de hoy en día. Hay padres que apenas prestan atención a sus propios hijos y la educación que imparten es pobre en todos los sentidos. Cualquier niño debe sentirse amado y comprendido por parte de sus padres. Con el tiempo, el afecto y la muestra de sentimientos por parte de los padres, repercute de una manera positiva en el niño ya que siente el amor de sus padres hacia él.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.