¿Qué es la parentificación? Niños con roles de padres

Se entiende por parentificación cuando los niños y niñas, por diversas circunstancias, ejercen como padres de sus padres. Por lo general son niños obedientes, atentos, con un alto sentido de la responsabilidad, pero con una infancia robada en parte y con algunas heridas emocionales que pueden limitar su desarrollo personal.

 Las necesidades emocionales de estos niños suelen verse relegadas y ellos y ellas asumen responsabilidades que no les corresponden. Te mostramos cuáles son las características de los niños parentificados, los tipos de parentificación, y qué signos pueden darse ante estas situaciones.

¿Qué es la parentificación?

Parentificación es un término del psiquiatra Boszormenyi-nagi para referirse a un fenómeno común en las familias disfuncionales, y monoparentales, pero no exclusivo de ellas. Se trata de un proceso inconsciente por el que los hijos se convierten en padres de sus padres. Por lo tanto asumen una responsabilidad mayor de la que deberían por su edad y madurez. Se da tanto en niños como en niñas.

La sociedad actual admite que los niños sean tratados como pequeños adultos, lo que lo hace más inconsciente, tanto por parte de las madres y padres, como por los propios hijos. Los pequeños ven aumentada su influencia en la familia, esta situación conlleva más adulación que crítica, pero, a la larga no deja de ser una trampa mental. De esta forma los niños se convierten en los encargados de satisfacer las necesidades físicas y, o emocionales de sus padres o de algunos de sus hermanos.

No obstante hay autores que piensan que este proceso de inversión de roles también puede ser beneficioso en algunos casos. El niño o la niña puede percibir la situación como una señal de reconocimiento y gratitud. El cumplimiento de responsabilidades para el desarrollo de destrezas y capacidades por parte de los niños, influye en que se conviertan en adultos competitivos. Sea como sea cada etapa de la vida tiene sus pautas de desarrollo y características y en el caso de la parentificación estas no son respetadas.

Clasificación o tipos de parentificación

Enseñar tareas domésticas a los adolescentes

Una de las clasificaciones más comunes respecto a la parentificación es la que distingue dos tipos:

  • Emocional. Se produce cuando las madres y padres esperan que sus hijos los tranquilicen cuando estén alterados o que los protejan de las consecuencias emocionales derivadas de sus actos. Los hijos se convierten en el sostén emocional de sus necesidades.
  • Física o instrumental. Es aquella en la que se espera que los niños y niñas se hagan cargo de las necesidades domésticas o económicas: preparación de la comida, cuidado de otros hermanos u otro tipo de responsabilidades que corresponden a los padres. Esta se considera menos perjudicial para los niños.

Los autores Hoolper y Wallace afirman que los dos tipos de parentificación se relacionan con trastornos como la depresión, la ansiedad y la somatización. También mantienen que los adultos que fueron parentalizados son más propensos a desarrollar el síndrome del impostor.

Signos visibles de la parentificación

parentificación

La perversidad de la parentificación es que el tipo de relación que se establece padre-hijo-hija, madre-hijo-hija, se ve reforzada por la actitud de los adultos. Estos a menudo niegan la realidad del niño y sienten que todo lo hacen por su propio bien.

Algunos signos que se observan en los adultos son, por ejemplo, que el padre discute y comparte problemas de pareja con sus hijos, incluso más que con otros adultos. Centra su vida y su autoestima en sus hijos, busca saber cómo se sienten sus hijos, y que no se sienten desatendidos. Padre o madre hacen regalos muy especiales en cumpleaños o vacaciones, generando en los hijos unas expectativas muy altas. Los padres esperan que el hijo o hija participe en las actividades que se proponen, y si no lo hacen, siente un fuerte sentimiento de abandono

Por su parte los hijos sienten una constante sensación de culpa y una obligación hacia el padre o madre a pesar de responder a la mayoría de sus peticiones. Al hijo le resulta extremadamente difícil, o imposible, decir no a su progenitor. Los niños que fueron parentificados, durante su edad adulta tienden a asumir roles de responsabilidad y cuidadores ante amigos, pareja y trabajo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.