Qué hacer cuando sus hijos insultan a sus padres

Por desgracia no es algo anormal y poco habitual que muchos niños de hoy en día, insulten constantemente a sus padres. Los expertos en el tema, advierten que dicha conducta o comportamiento del menor no es fruto de la casualidad, sino de una mala educación por parte de sus padres.

Un niño no contesta o insulta de manera espontánea, sino que lo ha ido aprendiendo a causa de la enseñanza o educación recibida en casa. La educación es por tanto esencial a la hora de conseguir que el niño tenga una conducta ejemplar frente a sus padres. Pero, qué hay que hacer si un niño insulta se manera habitual a su padre.

Cómo actuar ante los insultos de un hijo

Hay que empezar diciendo que no todos los niños son iguales y es que cada uno tiene su propia personalidad. La educación por tanto, no debe ser igual para todos los niños y adecuar la misma a los rasgos y características de su personalidad.

Muchos padres cometen el gran error de reaccionar mal ante el insulto de su hijo. Algunos se callan y prestándole poca importancia y otros optan por pegarles una cachetada. Los ¡insultos de un hijo a sus padres no es una tontería y es bueno el acudir al problema e intentar reconducir tal conducta.

Causas de los insultos de los hijos a sus padres

En cuanto a las causas, hay que indicar una mala educación por parte de los padres, un problema de tipo emocional del niño o la unión de ambas causas. El gran problema a día de hoy es que la educación que reciben los niños no es para nada la correcta y la ideal.

Los padres no saben educar a sus propios hijos al igual que ocurre en los propios colegios. En la actualidad, los niños tienen todo lo que piden y desean, provocando con ello graves problemas en el comportamiento, como es el caso de la agresión verbal a sus propios padres.

El materialismo está en presente a todas horas y los niños apenas reciben valores como el amor, el respeto o la confianza. Lo material no es lo todo y con el paso de los años, los niños empiezan a tener ciertos problemas emocionales que pueden llegar a desembocar en los citados insultos a sus propios padres.

Ante ello es bueno el poder educar a los hijos de una manera adecuada, evitando que tengan todo lo que desean y dejando de lado al consumismo y al materialismo. Tienen que darse cuenta que debe tener cierto respeto a sus padres y no se le puede permitir tan mala conducta.

El peligro de la agresión física

El gran problema de los insultos de los hijos a sus propios padres es que en muchas ocasiones dichas agresiones verbales, terminan siendo agresiones de tipo físico, con la gravedad que ello acarrea. Es por ello que es muy importante el poder reeducar al niño y evitar que del insulto pase al maltrato físico frente a sus propios padres.

En el caso de que seas incapaz de poder solucionar tal problema de conducta, es esencial el acudir a un profesional que sepa cómo tratar tal comportamiento. En el momento en el que el niño tome los insultos como algo habitual y normal, debes llevarlo a un experto. En pocas sesiones el niño puede modificar la conducta y eliminar los insultos hacia sus padres. Por desgracia, hay padres que apenas le prestan atención a tales insultos y el problema se agrava con el paso de los años. Cuando el niño ya se hace más mayor es mucho más difícil el reconducirlo.

En definitiva, son muchos los niños los que insultan de manera normal a sus padres. Una educación inadecuada junto a ciertos problemas emocionales hace que sean las causas más comunes de tales conductas hacia sus propios padres. Recuerda que la educación, se debe basar en inculcarles una serie de valores además de hacerles saber que deben seguir una serie de normas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.