¿Qué se debería aprender antes de los seis años en la escuela?

aprender-antes-6-2

No sé vosotros, pero yo no paro de escuchar a muchos padres y maestros la típica frase de: “es que antes de los seis años los niños tienen que aprender…” Y es ahí cuando se suele producir un aceleramiento del aprendizaje y de la asimilación de contenidos. Parece ser que “antes de los seis” es la edad tope para que los niños adquieran algunos conocimientos concretos como por ejemplo leer, escribir y las operaciones matemáticas básicas (es decir, la suma y la resta).

Sí, los niños de cuatro a seis años se encuentran ya en el segundo ciclo, pero no deja de formar parte de la educación infantil. En el caso de la lectoescritura, muchos expertos aseguran que se tiene que empezar a aprender en educación primaria (en primero se desarrolla la lectura memorística y en segundo la comprensiva), pero algunos padres y maestros están empeñados en que sea antes sin saber que ese adelantamiento puede causar una futura desmotivación y fracaso escolar.

Entonces, ¿qué es lo que debería aprender un niño antes de seis años en la escuela y que parece no tenerse mucho en cuenta en algunos centros?

Desarrollo físico y motor

A partir de los tres años, los niños tienen que tener oportunidades para descubrir su cuerpo. Por lo tanto, las escuelas infantiles deberían centrarse en crear actividades y juegos para fomentar la expresión corporal y las habilidades  físicas. Como por ejemplo practicar mindfulness en las aulas, bailar al ritmo de la música, juego libre en el patio con balones, el yoga infantil…

En este apartado, también es importante hablar de la autonomía personal. En las aulas de infantil se debería elaborar situaciones en las que los niños, poco a poco, pudieran realizar actividades diarias por sí mismos. De esta forma, se estaría favoreciendo la autoestima y el autoconcepto de los niños al verse capaces de realizar cosas solos con poca ayuda de los adultos.

aprender-antes-6-3

Desarrollo cognitivo

Los niños finlandeses acuden a las escuelas infantiles a fomentar su creatividad, su imaginación y a jugar. Todas las actividades de aprendizaje que se puedan llevar a cabo las desarrollan de una manera lúdica, experimental, activa y atractiva para los más pequeños. Así, se divierten y a la vez están adquiriendo conceptos básicos a través de los juegos.

Aprender idiomas en la infancia es un beneficio bastante obvio. Pero hay que tener muy claro la metodología que se va a aplicar con los niños, ya que algunos centros educativos se dedican a enseñarlo de una manera equivocada, poco significativa y de forma memorística. Para mí, la mejor forma  es a través del juego, de la música, y de actividades activas y diarias con las que los niños disfruten de verdad el estar aprendiendo un nuevo idioma.

Entramos en el eterno debate de “enseñar a leer antes de los seis o no”. Los expertos dicen que la lectoescritura es mejor aprenderla en educación primaria, pero ya sabemos que algunos padres y el contenido de las escuelas infantiles pueden adelantar y acelerar este aprendizaje concreto. Personalmente, estoy de acuerdo con los profesionales. Entre primero y segundo de primaria los niños ya han adquirido las habilidades y capacidades suficientes para emprender su aventura con la lectura y la escritura.

En el caso de que centros educativos y padres tengan deseos de hacerlo antes, siempre se recomienda que sea mediante metodologías lúdicas, activas y significativas y respetando el ritmo de aprendizaje de cada niño. Como decía antes, no sirve de nada obligar y meter prisa a los niños con algo tan importante como es la lectoescritura. Es decir, “la letra con sangre entra”, ese lema tan autoritario, obsoleto y antipedagógico que todavía se sigue utilizando hoy, se debería dejar finalmente aparcado.

Desarrollo Social

Algunas personas son muy dadas a decir eso de “es que en las escuelas infantiles (en realidad dicen guarderías) los niños socializan más”. Hasta los tres años, los niños no necesitan socializar en exceso. Simplemente, necesitan estar con sus padres y con su familia más cercana. Pero es cierto que en las escuelas infantiles se aprenden pautas de convivencia al estar en contacto con más compañeros de la misma edad.

Y no solo eso, a través del desarrollo social también se fomenta la comunicación, las conversaciones y por supuesto el lenguaje. Quizás las escuelas infantiles y los colegios no favorezcan del todo el desarrollo social ya que hay multitud de posibilidades. En el segundo ciclo de educación infantil (de cuatro a seis años) ya se puede trabajar por proyectos y aplicar el aprendizaje cooperativo.

Los trabajos por proyectos que pueden ser crear finales de cuentos diferentes, actividades sobre los tipos de animales (animales que van por el cielo o por la tierra), o diferentes cosas que se hacen en cada época del año, son una gran ayuda para fomentar el compañerismo y el respeto entre los niños. Por lo tanto, fomentar el desarrollo social consiste en mucho más que tener a doce niños en un aula conviviendo.

Desarrollo Emocional

Empezar a favorecer el desarrollo emocional de los niños en educación infantil es algo fundamental. Comenzar a identificar las propias emociones y las de los demás compañeros es algo muy importante para el desarrollo íntegro de los niños. ¿Se tiene en cuenta este aspecto en escuelas infantiles y en colegios? Pues hay de todo. Pero lo que es cierto, es que se deberían elaborar dinámicas para que los niños conocieran las emociones básicas.

En la mayoría de programaciones de educación infantil  se diseñan unidades didácticas para trabajar las emociones y los sentimientos. El problema es que el tiempo dedicado para llevar a cabo esa parte es el mínimo y no se le da la importancia que se merece. Por lo tanto, se debería empezar educación primaria sabiendo identificar las emociones básicas de cada uno y de los demás. Y a partir de ahí, aprender a gestionarlas y comprenderlas.

Y vosotros, ¿qué cosas creéis que los niños deberían aprender antes de los seis años y no lo hacen en las escuelas? ¡Estaré encantada de leer vuestras propuestas y comentarios! Y recordad una cosa importante: acelerar el ritmo de aprendizaje de los niños podría acarrear serios problemas de desmotivación y fracaso escolar.


Categorías

Aprendizaje

Mel Elices

Mi pasión por la educación me llevó a estudiar en primer lugar Educación Infantil y después la carrera de Pedagogía. Y mi curiosidad (hasta... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Adolfo soncco dijo

    Mi hijo es un gran dibujante, que cosas relacionadas puede aprender, saludos amiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *