Rasgos del síndrome de Down visibles en la ecografía 4d

Rasgos del síndrome de Down visibles en la ecografía 4d

Cuando aún no existían las ecografías se hacía muy difícil realizar un seguimiento preciso del embarazo. Sin dudas, fueron las ecografías las que revolucionaron la medicina obstétrica. La posibilidad de ver al bebé dentro del útero y verificar su crecimiento y desarrollo. Muchas patologías pueden ser detectadas a través de las ecografías, desde problemas de malformaciones hasta determinadas condiciones. Los rasgos del síndrome de Down visibles en la ecografía 4dy permiten conocer desde el embarazo esta condición para así llegar al parto más preparados.

Hay diferentes tipos de ecografía dado que la tecnología está en permanente desarrollo y evolución. A la tradicional ecografía 2D o bidimensional se le suma hoy la ecografía 3D o tridimensional, que permite ver el volumen del bebé. Y entre las ecografías de la última generación está la ecografía 4D, que muestra al bebé en toda su dimensión, añadiendo la posibilidad de ver al bebé en el útero moviéndose en tiempo real.

Qué es el síndrome de Down

El síndrome de Down es un trastorno cromosómico que provoca discapacidad intelectual de características físicas particulares que viene acompañado de diferentes problemas de salud, desde defectos cardíacos, pérdida de audición y enfermedad de la tiroides. En condiciones normales, las personas tienen 46 cromosomas, divididos en 23 pares, en cada célula.

Los cromosomas son las partes de las células que contienen a los genes, es decir al ADN que lleva la información genética de la madre y del padre. El ADN determina las características personales de cada individuo. Cada par contiene un cromosoma de la madre y el otro del padre. Quienes padecen de un alteración del cromosoma 21 han tenido una copía de más de este cromosoma, es decir que tienen un cromosoma adicional.

La ecografía 4D

Dada la evolución en el desarrollo de las ecografías, la 4D permite acceder a más indicaciones acerca del estado de salud del bebé dentro del vientre. Si bien es una ecografía que puede hacerse en cualquier momento pasadas las 12 semanas de embarazo, es recomendable hacerla entre las 24 y las 30 semanas para así lograr las mejores imágenes dado que el bebé está desarrollado pero al mismo tiempo no hay adquirido el tamaño final por lo que en las imágenes aparece completo (tronco y extremidades) y no en secciones.

Rasgos del síndrome de Down visibles en la ecografía 4d

Por otra parte y debido a la cantidad de líquido amniótico del feto, es posible verlo mejor ya que es el líquido el que permite la transmisión de las ondas de ultrasonido. Si hay muy poco líquido, la imagen será de menor calidad.
Más allá de que la ecografía 4D permite ver al bebé en tres dimensiones y en tiempo real, esta ecografía no sustituye las ecografías 2D de control obligatorio. Muy probablemente, si se ha detectado alguna anomalía del cromosoma 21, los rasgos del síndrome de Down visibles en la ecografía 4D se puedan observar con mayor exactitud.

Rasgos de síndrome de Down en la ecografía 4D

Quienes llegan a la ecografía 4D con la sospecha de un caso de Síndrome de Down es probable que hayan pasado ya por la ecografía de las 12 semanas, en donde ya es posible detectar cualquier anomalía. Es entonces cuando se realiza la llamada traslucencia nucal, un estudio en el que se mide el pliegue nucal ya que éste es un importante marcador ecográfico de alteraciones genéticas como el síndrome de Down. En dicho estudio también se estudia el hueso nasal, el ductus venoso y la válvula tricuspídea así como ciertos órganos fetales, extremidades, cráneo, estómago, vejiga y abdomen. A partir de lo que se observa se realiza un análisis de probabilidades.

Artículo relacionado:
Características físicas y cognitivas en niños con síndrome de Down

Los rasgos de Síndrome de Down visibles en la ecografía 4D permiten confirmar el diagnóstico dado que en este ultrasonido se observa al bebé en toda su dimensión, pudiendo además ver con claridad su aspecto y rasgos físico de manera más clara. La ecografía 4D permite verla morfología del feto con claridad. También puede detectar posibles cardiopatías y malformaciones congénitas. Incluso con ella es posible detectar el labio leporino y defectos en la formación de las orejas y en la posición de los pies como el llamado “pie zambo”. Sin embargo, en el caso del Sínndome de Down. será la traslucencia nucal o la amniocentesis quienes podrán dar un diagnóstico más preciso.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)