Recetas sabrosas y naturales durante el embarazo

Alimentos ricos en potasio

Durante el embarazo es esencial seguir una alimentación variada y equilibrada. Nosotras queremos ofrecerte algunas recetas sencillas, sabrosas y naturales para que las incluyas en tu día a día. Recuerda realizar de 4 a 5 comidas al día, con un desayuno completo, una comida no muy abundante, una merienda ligera, y procura cenar pronto. Entre el desayuno y el almuerzo puedes picar alguna pieza de fruta, pero no caigas en otras tentaciones.

Es conveniente, en estas 40 semanas, que aumentes el consumo de frutas y hortalizas, para cubrir la mayor necesidad que tiene tu organismo en esta etapa de vitaminas y minerales. El pescado azul será uno de tus mejores aliados. Y como en cualquier otra dieta natural, modera los fritos, la sal y los alimentos ricos en grasas y azúcares.

Desayunos sanos y nutritivos

Empezar el día con un buen desayuno es la mejor manera de empezarlo. Aunque ya sabemos, también es la mañana el momento más “peliagudo” para que te entre nada en el estómago. Sobre todo durante los primeros tres meses de gestación, cuando la sensación de náuseas y vómitos es casi constante.

Una idea para un desayuno natural y sabroso es prepararte un yogur con galletas y frutos secos, nueces, avellanas, almendras… y muesli o granola. Será perfecto si además lo completas con una pieza de fruta de temporada. Los albaricoques te ayudarán con los problemas de estreñimiento en el embarazo, la chia también, y además aporta proteínas. Otras frutas muy recomendables son el kiwi, la pera, y las fresas o frambuesas.

Otra opción es un sándwich, mejor con un pan no industrial, con unas lonchas de pavo cocido, queso fresco, verduras de hoja verde, que te aporte ácido fólico y tomate crudo. El queso freso se recomienda durante el embarazo por su alto contenido en calcio y proteínas y sus bajas calorías. Una variante de esta idea son tostadas de tomate, aceite de oliva y rúcula. Hasta pasado unos meses tendrás que olvidarte del jamón.

Comidas sabrosas y naturales para el día a día

Puede que a lo largo de tu embarazo pases por una etapa en la que algunos alimentos que antes eran tus preferidos, ahora ya no lo sean, y hasta te sientan mal. Es entonces el momento de adoptar nuevas recetas y sabores. Te recomendamos algunas de estas recetas sabrosas y naturales.

Pasta a la jardinera. Puedes elegir la que más te guste, incluso las que ya tienen sabor a calabaza o espinacas por ejemplo. Necesitarás tomates crudos, calabacín, zanahoria y patata. Una vez que la pasta esté cocida le añades el resto de ingredientes también cocidos, excepto los tomate. Lo remueves todo bien, con aceite de oliva y listo para servir. Procura no añadirle sal.

Para la receta papillote de salmón se necesita salmón fresco, o congelado para evitar problemas de anisaki, puerro, cebolla, espárrogos verdes y zanahoria. Después de precalentar el horno a 180º introduces el papillote con todos los ingredientes, haciendo que la verdura sea la cama del pescado. Aparte preparas una vinagreta de limón, naranja, y perejil picado. Puedes acompañar la presentación con arroz integral, quinoa, incluso un humus de garbanzos.

Batidos para las meriendas de las embarazadas

Los batidos son una buena opción para tomar entre horas. Ya sea como merienda, o entre el desayuno y la comida de mediodía. Además algunos de ellos tienen propiedades, más allá de las nutricionales, que aliviarán algunos síntomas de malestar, como pueden ser las náuseas o la falta de energía. Estos son las recetas más sabrosas y naturales.

Batido de piña y jengibre, te servirá para calmar las náuseas y vómitos. Necesitas piña natural y una rodajita de jengibre fresco y mezclarlo todo. Otra mezcla efectiva para mejorar la circulación y evitar infecciones de orina son los arándanos, aguacate. Hay que echarle agua a este batido para que quede cremoso, pero no pastoso.

Un batido muy completo en hierro es el de pera, espinacas y leche de almendras. Puedes usar la leche que venden en dietéticas o dejar un puñado de almendras en remojo toda la noche. Se bate la pera limpia de semillas y piel, la leche de almendras y un puñado de espinacas frescas hasta conseguir una mezcla homogénea.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.