Tarta de galletas, una receta fácil para hacer la mejor tarta

Seguramente alguna vez habrás tomado tarta de galletas, también conocida como tarta de la abuela. Es el pastel más típico y sencillo que podemos encontrar, pero que duda cabe de los pasteles más resultones. Además la receta es tan sencilla que se puede hacer con ayuda de los niños. Algo que a ellos les encantará, ya que la ayudar en la cocina es una de las tareas que más disfrutan los pequeños.

Si tienes a la vista una ocasión especial, una celebración o simplemente quieres hacer un pastel casero, la tarta de galletas puede ser la mejor elección. Además, esta tarta resulta una opción perfecta para todos los públicos, ya que puedes variar los ingredientes adaptándote así a cualquier dieta. Puedes por ejemplo utilizar leche sin lactosa, o galletas sin gluten, y así podrá tomarla todo el mundo si en casa tenéis algún celíaco o intolerante a la lactosa.

No te pierdas esta receta, muy sencilla y fácil de preparar. Seguro que en casa triunfarás y los niños te pedirán hacerla muchas más veces. Aunque no deja de ser un dulce, siempre va a ser mucho más saludable un pastel hecho en casa, donde tu controlas los ingredientes y la cantidad de azúcar. Así que, ¡vamos a comenzar!

Ingredientes necesarios

  • Galletas maría preferiblemente rectangulares
  • Leche
  • Cacao especial para chocolate a la taza
  • 1 sobre para hacer flan
  • azúcar
  • 1 molde cuadrado o rectangular

Cómo preparar la tarta de galletas

Primero tenemos que preparar el flan y el chocolate a la taza. Para preparar el flan podemos hacerlo utilizando un sobre ya preparado, o si lo prefieres puedes hacerlo casero. Si utilizas un preparado solo tienes que seguir las instrucciones del fabricante, da muy buen resultado y puedes usarlo sin problema, además es mucho más rápido de preparar. Una vez que lo tengas listo, vuelca sobre un recipiente de cristal y tapa con una lámina de papel film. De esta forma evitarás que la capa superior se solidifique.

Ahora preparamos el chocolate, vamos a utilizar chocolate a la taza ya que podremos hacerlo con el espesor que queramos, pero al enfriar no se quedará endurecido. Para esta tarta es preferible un chocolate cremoso, más agradable al gusto. De nuevo sigue las instrucciones del fabricante, si el cacao viene azucarado no tendrás que añadir más cantidad. Pero si encuentras un cacao que no lleve azúcar añadido, podrás controlar la cantidad de azúcar que quieras añadir. Al igual que hicimos con el flan, aparta sobre un recipiente de cristal y tapa con film transparente para que no salga una capa reseca.

Y llega el momento más divertido, montar la tarta. Sobre el molde elegido vamos a colocar una primera capa de galletas, como truco, te recomiendo no empapar esta primera capa de galletas con leche. Si van mojadas en leche se reblandecerán demasiado. Cubre bien todo el fondo del molde con las galletas, si lo necesitas, corta algunos trozos para cubrir los huecos que puedan quedar a la vista.

Montamos la tarta por capas

La primera capa debe de ser con flan. Como no hemos empapado las galletas con leche, necesitamos algo para que no queden demasiado secas. Por eso la primera capa será de flan, que es más liquido que el chocolate. Volvemos a cubrir con una capa de galletas. Esta vez primero las mojamos un poco en leche, esta no debe estar ni fría ni caliente, es preferible que la leche esté a temperatura ambiente.

Cubre bien con las galletas, y extiende ahora una capa fina de chocolate. Procura que no sea una capa demasiado gruesa, de esta manera a la hora de tomarlo se apreciarán mejor todos los sabores. Cubre de nuevo con galletas mojadas en leche, y haz una nueva capa de flan. Puedes hacer tantas capas de galletas como quieras, o lo que te permita el molde.

Si quieres que la tarta quede estilo milhojas con muchas capas, procura que el molde tenga bastante fondo. Una vez que hayas completado todas las capas que tu molde permita, cubre con una ultima tanda de chocolate a la taza. Tapa con un papel film y reserva en el frigorífico. Para decorarlo es recomendable esperar a la hora de servir, así se asentarán bien todas las capas y el flan se solidificará.

Para decorar, puedes utilizar chips de chocolate en colores, o algunos frutos rojos y bayas. Incluso puedes darle un toque diferente con una ultima capa de chocolate blanco. Y como consejo final, si el pastel no lo van a tomar niños pequeños, puedes empapar las galletas en café. El pastel tendrá un toque especial que hará las delicias de tus invitados.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Recetas Fáciles

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.