¿Te atreves? Formas fáciles de decorar envases para fiesta infantil de Halloween

Decoración Halloween3

La cena que has organizado para la noche de Halloween no sería la misma sin un decoración ‘terrorífica’ y divertida a la vez, que recuerde a tus pequeños invitados que ese día nada es igual, pero que no les llegue a dar miedo.

He encontrado en Emma’s Trend, tres modelos que me han gustado muchísimo porque son súper sencillos de hacer, y te pueden ayudar los niños a conseguir un buen acabado. El que encabeza el post es mi preferido porque ¿ves? ni siquiera tendrás que molestarte en poner una luz dentro de tan llamativo que queda.

Es además, el más adecuado para que tus hijos te echen una mano sin peligro. La base son tarros de plástico de esos que imitan a los de cristal (por ejemplo para aceitunas o café soluble, …); es mejor que sean altos y estrechos. Como ves en la foto puedes hacer lo que se te ocurra, o ¡mejor aún! lo que se les ocurra a los peques, que ellos tienen muy buenas ideas:

  • Forrarlos con celofán transparente, y después con retales de tela de algodón cortados en rectángulo, o vendas viejas, incluso con gasas finas que puedan haberte sobrado de la fiesta de Carnaval pequeñas. El objetivo es que parezcan momias
  • Forrarlos con papel charol de un color oscuro, y pegar a su alrededor lana negra imitando unas viejas ramas secas.
  • Forrarlos con papel crespón negro, y cortar además ojos, nariz y colmillos con cartulina, que después pegarás formando la cara de un vampiro.
  • Pintarlos completamente con pintura acrílica (tempera) blanca o negra, y cuando se haya secado pintar gorros de brujas o gatos negros con colores que contrasten.

En todos los casos, los rotuladores permanentes rojos o negros pueden incrementar el efecto, si dibujas con ellos ojos siniestros, o bocas torcidas

¿Te atreves? Formas fáciles de decorar envases para fiesta infantil de Halloween

Los tarros que ves arriba están pintados con pintura especial de cristal, aunque hay una alternativa algo más barata: el esmalte de uñas. Son tarros bajitos de cristal, pintados con pintura o esmalte, de forma que queda efecto transparente pero de color. Cuando sequen, puedes utilizar pintura acrílica para hacer bocas y ojos.

Por último, con garrafas de agua de pared gruesa, se pueden confeccionar unas divertidas cabezas de Halloween, de lo más originales. La mejor forma de pintarlas, es usar rotulador permanente grueso.

¿Te atreves? Formas fáciles de decorar envases para fiesta infantil de Halloween

Iluminación de los faroles

Este es un tema delicado porque se deberá evitar a toda costa que los niños se quemen, y además no es nada adecuado poner fuego en el interior de un envase plástico, ya que por grueso que sea acabará calentándose en exceso. Puedes usar linternas pequeñitas que – encendidas – causarán buena impresión. Y para los tarros de cristal, sí que puedes recurrir a candelas cortas, pero a condición de que estos objetos de decoración sean colocados en un lugar alejado del alcance de los niños, que no están cubiertos por ningún material, y que los apagues cuando abandonéis la estancia.

Y si quieres una idea más sencilla, mira estos globos que nuestros compañeros de Creativos Online presentan.


Categorías

Manualidades
Etiquetas

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *