Aumenta la notificación de casos por sarampión en Europa

Bebé con sarampión

Estos días hemos leído en la web del Comité Asesor de Vacunas de AEPED, acerca de una alerta de la Organización Mundial de la Salud respecto a un aumento en la notificaciones por casos de sarampión en Europa. Este incremento implica también el riesgo de extensión a países con coberturas vacunales inferiores al 95 %. Hablamos del sarampión y parece que estemos haciendo un retroceso al pasado, y de hecho en 14 países de nuestro continente aún persiste la transmisión endémica (entre ellos están Bélgica, Georgia, Rumanía o Ucrania), aunque en otros 37, han conseguido interrumpir la transferencia (datos del 2016), como es el caso de España. Se entiende que la cobertura vacunal completa es a 2 dosis, que en España se administran a los 12 meses y a los 2-4 años de edad. La vacuna del sarampión se pone conjuntamente con la rubeola y parotiditis (triple vírica).

La OMS estima que “ningún país y ningún individuo está libre de resultar expuesto al virus del sarampión, debido al nivel de interconexión”. ¿Qué es el sarampión?, igual habéis oído hablar, pero sin saber muy bien de que se trata: hablamos de una enfermedad infecciosa que hace algunas décadas era bastante común; no es benigna como la varicela, ya que puede provocar complicaciones graves, incluso la muerte. El establecimiento de sistemas de vacunación extendidos fue un éxito, y en consecuencia las tasas de afectados disminuyeron considerablemente (con variaciones según países). Lo que está ocurriendo ahora, es que a consecuencia de que esta y otras vacunas son rechazadas o retrasadas por algunos padres, ahora hay más niños, adolescentes sin inmunización, con la consiguiente exposición sufrida por parte de la población infantil y juvenil, ya que ante un contagio, el riesgo de infección aumenta.


Junto con este factor predisponente, coexiste la posibilidad de transmisión por desplazamientos a otros países con brotes de sarampión; en realidad hay muchos sitios en los que sigue siendo común. Teniendo en cuenta la facilidad con que se transmite, y que se asocia a complicaciones peligrosas, se recomienda vacunar a los bebés hasta su completa inmunización (2 dosis).

Sarampión: te contamos lo que necesitas saber.

Como he adelantado, el contagio es muy fácil: por vía aérea cuando la persona infectada tose (o estornuda) en presencia de otras. Los fluidos corporales contienen infección y al ser expulsados (aunque sea mediante gotitas) pueden inhalarse. Otro tipo de contacto más directo con saliva o mocos, también supone un riesgo, así como el contacto íntimo con el afectado. Hay otra posible vía: el virus queda depositado sobre superficies, o simplemente suspendido en el aire, y está activo aproximadamente unas 2 horas.

Se trata de una enfermedad infecciosa vírica de tipo respiratorio, cuyos síntomas iniciales son fiebre que se prolonga dos días, seguida de manifestaciones más específicas como secreción nasal, tos o conjuntivitis (ojo rosa). Se caracteriza también por sarpullido (o exantema) en la cara y cuello (parte superior), que después se extiende por el cuerpo (brazos, manos, piernas y pies.
Virus sarampión
El proceso de la enfermedad es el siguiente: contagio (desde 4 días antes que el primer infectado tenga el exantema), al cabo de unos 8 a 12 días, aparecen los primeros síntomas [fiebre alta (40º) de 2 o más días], síntomas respiratorios y conjuntivitis, exantema durante 5 días, y desaparición del mismo en el orden inverso a su aparición. Desde que el exantema ya no es visible, pasarán 4 días más durante los que el segundo infectado todavía puede contagiar.

Como podéis comprobar, hablamos de 3 semanas de duración desde el contagio, pasando por el período de incubación, síntomas y posterior desaparición. La duración, y la virulencia de esta enfermedad, justifican la necesidad de prevención. A día de hoy es infrecuente en países desarrollados con gran cobertura vacunal, mientras el 95 por ciento de las muertes ocurren en países en desarrollo que tienen una renta per capita muy baja, e infraestructuras sanitarias deficientes.

Complicaciones tras contraer el sarampión.

Mencionaré en primer lugar que los primeros síntomas (fiebre, tos, moqueo…) suelen empeorar sobre el tercer día de enfermedad. Pero además pueden convivir con complicaciones que pueden ser muy peligrosas y más graves: neumonía, infección de oído; pero también encefalitis, daño cerebral, incluso muerte.

Tratamiento y cuidados de los enfermos de sarampión.

Conviene que esté aislado, y se debe procurar que permanezca hidratado y lo más cómodo posible. Como en el caso de la varicela, está totalmente contraindicado administrar aspirina, por estar relacionadas con el síndrome de Reye.

Un niño enfermo de sarampión, debería quedarse en casa una semana (como mínimo) desde que se manifiesta el sarpullido. Suelen aparecer unas manchas llamadas de Koplik, que surgen dentro de la boca y son rojas con el centro blanco o azulado. Hay peques que desarrollan la enfermedad durante una estancia hospitalaria por otros motivos (y tras haber sido infectados), en estos casos no pueden compartir las salas comunes de la planta de Pediatría. Por otra parte, las complicaciones a veces motivan la visita a un servicio de urgencias, dónde el personal sanitario dictaminará los pasos a seguir.

Si la respiración es ruidosa todo el rato, las capacidades motoras están alteradas, sufre un dolor muy intenso de cabeza, se encuentra muy mal o vomita, encamínate al Hospital. Y aunque no son situaciones tan urgentes, tendrás que hablar con el pediatra si el enfermo es un bebé, la fiebre dura después de 4 días de exantema, padece alguna enfermedad inmunodepresora, tose mucho o sufre dolor de oídos.

En caso de que ocurra, hay que comunicar la enfermedad al colegio del niño. Ya que el 90 % de personas no vacunadas que están en contacto con un enfermo, tienen riesgo de contagio.

Imágenes — Thomas Godart, Wellcome Images, PD UsGov, Dave Haygarth
Mas información — Kids Health, CDC


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *