Claves para que los niños tengan una relación sana con la comida

La comida en la infancia

Enseñar a los niños a comer bien en la infancia es fundamental para que aprendan a comer de forma saludable, sabiendo cuáles son los alimentos que les ayudan a crecer y qué es lo que no deben tomar porque les hace daño. Esta es la base para que los niños tengan una relación sana con la comida. Porque existe un límite muy estrecho entre alimentarse y utilizar la comida como consuelo para otras cuestiones.

La comida produce un cierto placer, un momento de satisfacción al saborear lo que se está tomando y no es nada malo. A no ser que se convierta en un hábito, porque en ese momento la comida se convierte en un problema. Utilizar la comida para sentirse mejor, para calmarse cuando se está nervioso o para disfrutar de un momento de felicidad, es tener una mala relación con la comida.

Por lo tanto, es muy importante que los niños entiendan que la comida es algo que su cuerpo necesita para funcionar bien. Que pueden disfrutar con algunos sabores más que con otros, que la comida puede ser divertida. Pero que un momento de diversión no debe estar asociado a ciertos tipos de comida. Estas son las claves para que tus hijos tengan una relación sana con la comida.

Establecer buenos hábitos alimentarios en la familia

Mala relación con la comida

Que los niños aprenden con el ejemplo es algo que ya sabemos, por lo que, si ven a los padres comer de forma compulsiva, terminarán por hacer algo similar. Los buenos hábitos alimentarios son beneficiosos para toda la familia, porque al enseñar a los niños a comer bien, todo el mundo termina comiendo mejor. Para establecer esos buenos hábitos, puedes seguir estos consejos.

  • Comer en la mesa sin distracciones: Está demostrado que comer frente a la televisión engorda, porque no eres consciente de lo que comes y tardas más en notar la sensación de saciedad. Comer en la mesa, sin distracciones y prestando atención a lo que se come, es la mejor forma de aprender a comer tranquilamente. Los niños serán más conscientes de lo que tienen en el plato, algo esencial en una buena relación con la comida.
  • Hay que comer de todo: Las verduras y las frutas deben formar parte de la dieta de los niños, de forma constante y abundante. Al igual que cualquier otro alimento que pueda gustarles menos, como las legumbres o el pescado.
  • A la hora del postre: El chocolate o los pasteles no son un postre, a no ser que sea algo puntual o una ocasión especial. Un postre saludable es una pieza de fruta o un yogur, algo con lo que completar la comida.

¿Qué pasa con la comida rápida?

La comida rápida está diseñada para que se visualice como una diversión, se come con las manos y es poco formal, en el caso de los niños contiene un regalo, es decir, que además tiene un premio. Como estrategia de marketing es ideal, pero causa un efecto muy negativo en los niños. Porque cualquier otra comida que no lleve un regalo o que suponga usar cubiertos, deja de ser divertida instantáneamente.

No se trata de no permitir que los niños coman hamburguesas o chucherías de vez en cuando, si no que aprendan a tomarlas de una forma saludable. Por ejemplo, se puede preparar en casa con productos más sanos, tanto la comida rápida como las chucherías. Muy importante es eliminar el concepto de premio asociado a la comida, porque no hay que olvidar que uno debe comer para alimentarse, no como para premiarse por algo bien hecho.

Señales de que los niños tienen una mala relación con la comida

Rechazar algunos alimentos

Estar alerta ante algunas señales de alerta es fundamental para poner remedio de una forma rápida y eficaz. Porque una vez que se establecen los malos hábitos, es mucho más complejo reconducir la situación. Estas son algunas actitudes poco saludables.

  • El niño come de forma compulsiva, más de la cuenta y sin apenas masticar.
  • Esconde comida en su cuarto, ya sea para comérsela a escondidas o para no tener que comerla.
  • Está perdiendo peso de forma inexplicable.
  • Evita comer delante de otras personas.

La comida también sirve como medidor de las emociones de los niños y atendiendo a ellas, puedes aprender mucho sobre su estado de ánimo. Enseña a tus hijos a comer bien, a tomar alimentos para que su cuerpo esté fuerte y sano. Así, aprenderán a cuidarse y sabrán alimentarse bien el resto de su vida.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.