Cómo evitar sentirte agotada durante la lactancia materna

Si has decido alimentar a tu bebé mediante lactancia materna, enhorabuena. Muchas madres deciden no hacerlo y es una opción completamente respetable, cada madre tiene el derecho de tomar este tipo de decisiones. Sin embargo, la lactancia materna es uno de los mejores regalos que puedes hacerle a tu hijo. El bebé recibirá todos los nutrientes necesarios para su crecimiento, así como la protección frente a infecciones.

A través de la leche materna, el bebé recibe los anticuerpos que todavía su cuerpo no fabrica. De esta forma está protegido y su cuerpo estará preparado en el caso de posibles ataques de bacterias o virus. Como ves, la lactancia materna es muy beneficiosa para los bebés, pero para la madre puede no ser fácil, al menos durante el comienzo. Establecer una lactancia exitosa requiere de mucha paciencia y en muchos casos, de ayuda por parte de tu matrona o consejera de lactancia.

La lactancia consume mucha energía

Durante la lactancia, tu cuerpo trabaja a toda máquina para producir la leche que tu bebé necesita. El gasto extra de energía que todo este proceso conlleva, puede causar que estés más cansada, que te falte energía. Por ello, es muy importante que te cuides muy bien durante esta etapa. De esta forma estarás asegurándote de que tu hijo se alimenta correctamente, pero sin descuidar tu salud que es fundamental.

¿Cómo evitar el cansancio durante la lactancia materna?

La producción de leche depende de tu alimentación y de tu estado físico, por lo tanto es fundamental que no descuides ciertos aspectos.

La alimentación

Alimentarte correctamente te ayudará a mantenerte saludable y con mucha energía, ten en cuenta que mientras tu bebé se alimenta, te resta calorías de tu cuerpo. Debes tomar alimentos que te aporten ese extra de energía que ahora necesitas, como la proteína y los carbohidratos de absorción lenta. Incluye en tus menús legumbres, carnes magras, pescado, leche y todos sus derivados.

También debes tomar alimentos ricos en fibra como las verduras y los cereales de grano entero como la avena. Estos alimentos se digieren más despacio, de esta forma obtienes energía a largo plazo. Asegúrate además de tomar alimentos ricos en hierro, ya que un déficit de este mineral puede provocar cansancio y fatiga.

La hidratación

Este es otro de los puntos clave que debes vigilar durante la lactancia, es muy importante que te mantengas bien hidratada. La falta de líquido provoca que tus funciones corporales no funcionen correctamente, causando que se sientas fatigada y sin energía. Además, la leche que produces depende de la cantidad de líquidos que ingieras. Procura beber al menos dos litros de agua al día, además de otros líquidos como la leche.

La mejor forma de controlar el agua que bebes es, teniendo una botella de agua siempre a mano. De esta forma recordarás beber cada poco tiempo y sabrás qué cantidad has tomado en el día.

El descanso

La lactancia materna es agotadora para la madre por muchos motivos, por el desgaste de energía, porque es a demanda y puedes pasarte horas con el bebé al pecho. Pero sobre todo porque no conseguirás descansar varias horas seguidas durante algún tiempo. Todos los bebés no son iguales y quizá eres una de las afortunadas que duerme la noche del tirón, pero en la mayoría de los casos no es así.

Poco a poco el bebé regulará sus horas de sueño, su capacidad estomacal crecerá y en cada toma se quedará satisfecho por más tiempo. Esto ayudará a que pueda dormir más horas seguidas y por lo tanto, tu también. Mientras esto ocurre, es fundamental que descanses siempre que tengas oportunidad. Aprovecha las siestas de tu bebé para dormir con el, olvídate de cosas que ahora mismo no son importantes como la casa.

Cuida tu salud

Es una actitud normal de las madres, el preocuparse por el bienestar de los hijos por encima del suyo propio. El propio instinto marca esta actitud, pero debes ser consciente de que tu bebé depende de ti en estos momentos. Debes estar saludable tanto física como mentalmente. Acude a tus revisiones ginecológicas para asegurarte de que te recuperas correctamente.

Vigila tu estado emocional, es muy importante que no infravalores tus sentimientos en estos momentos. Existe una línea muy delgada entre el agotamiento y la depresión. No dudes en comentarle estos sentimientos a tu médico, juntos buscaréis una solución y un seguimiento para controlar que todo esté correctamente.

La lactancia materna es agotadora, pero sus beneficios tanto para el bebé como para la madre, son mucho mayores tanto a corto como a largo plazo.


Categorías

Salud

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.