Cómo hablar para que los adolescentes escuchen

adolescentes

Difícil tarea la de ser padres de un hijo o hija adolescente. Es como si un tsunami arrasara repentinamente con el vínculo forjado en la infancia, llenándonos de dudas y preguntas. ¿Cómo hablar para que los adolescentes escuchen? ¿Qué hacer para acercarse a ellos?

Muchas preguntas sobrevuelan esta etapa de grandes desafíos en donde el paño es demasiado fino y hay que desarrollar el arte de la comunicación asertiva y la escucha activa. Os desafío a hacerlo sumando paciencia y decisión para así desarrollar un vínculo saludable con vuestros hijos adolescentes.

La adolescencia y la construcción de la identidad

La adolescencia marca un límite abrupto y certero en relación a la infancia. En apenas un par de años, muchos niños y niñas que hasta entonces eran cariñosos y comunicativos mutan y cambian por completo. No sucede en todos los casos pero sí es notable ciertos cambios en los modos de ser y actuar. Esto es algo saludable pues de alguna manera los niños necesitan lograr una separación sana de la figura materna/paterna para comenzar a desarrollar su propia identidad. Y este corte es parte de ese proceso.

adolescentes

Los primeros indicios comienzan en la pre adolescencia pero se acentúan hacia los 13 años de edad, cuando la adolescencia irrumpe con fuerza. Es común que el adolescente se vuelva hacia adentro y deje de contar sus cosas, que sólo quiera estar en la compañía de sus amigos y que permanezca en su habitación aislado y con la puerta cerrada. Nada pareciera funcionar para acercarse a ellos: todos los planes parecen aburridos, no quieren compartir el salón, y las respuestas son cortas y precisas. Es difícil saber cómo hablar para que los adolescentes escuchen, de qué manera lograr sortear esa distancia emocional.

Quizás una de las grandes respuestas a este escenario sea invertir la pregunta y así en lugar de cuestionarse cómo hablar para que los adolescentes escuchen, se trate de descifrar cómo aprender a escuchar a un adolescente. Invertir la pregunta puede llevar a buen puerto pues de lo que se trata esto es de llegar a ese niño que comienza a salir al mundo y está intentando hacerlo por su cuenta. De nada ayudará tener encima la mirada y presencia de sus padres.

La importancia de la escucha

Escuchar a un adolescente no siempre es prestar el oído, una gran forma de escuchar es observar sus acciones, sus reacciones, sus miradas y gestos. La comunicación corporal habla mucho más que la propia palabra. Por otra parte, también puedes aplicar la estrategia de la disponibilidad. ¿De qué se trata? Quizás el asunto no sea aprender a escuchar a un adolescente para así llegar a él sino ofrecerse como persona disponible para esa personita. Es decir, hacerle saber que si necesita a alguien o algo sólo debe comunicarlo cuando lo sienta apropiado. Es una gran forma de aprender a escuchar a un adolescente sin invadir sus espacios personales.

Por el contrario, el diálogo constante, sobre todo si es con reclamos, no suele llevar a buenos resultados. Los adolescentes están intentando despegar de la figura materna y paterna. Lo que menos quieren es que estemos omnipresentes. En esta etapa, los adolescentes necesitan sentirse validados dado que están construyendo su identidad y descubriendo quienes son. Por eso, es importante validar sus emociones y sentimientos, y mostrarles confianza, haciéndoles sentir que se los toma en serio. De esta manera, podrán ir construyendo su propia autoestima.

Evita las directivas demasiado dictatoriales y en cambio puedes intentar con un diálogo más asertivo. También puedes buscar momentos y rutinas para fomentar la comunicación, como pueden ser las comidas o ciertas salidas o viajes en coche. Para aprender a hablar para que los adolescentes escuchen es preciso desarrollar un vínculo amoroso pero con límites claros, que éstos puedan ser explicados y en el que los jóvenes puedan también expresarse. Si logras desarrollarlo, es probable que, más allá de ciertos intercambios propios de la etapa, puedas establecer un diálogo de respeto y coherencia de ambas partes.

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.