¿Cómo saber si estoy perdiendo líquido amniótico?

Cómo saber si estás perdiendo líquido amniótico

El líquido amniótico es una sustancia fundamental para que el bebé pueda sobrevivir dentro del útero materno. Este fluido se encarga de proteger al bebé de los agentes externos, y le ofrece la temperatura necesaria para que el bebé se mantenga calentito durante su estancia en el útero, entre otras funciones. Está compuesto por muchas sustancias, principalmente agua pero también lípidos, proteínas, carbohidratos o células fetales, entre otras.

Por lo qué, el líquido amniótico, se convierte en un elemento esencial para que el desarrollo del bebé sea optimo durante los nueve meses que dura su gestación. Generalmente, cuando el embarazo está llegando a su fin, la cantidad de líquido amniótico se reduce. Y en el momento del parto, la bolsa amniótica se rompe para que el líquido sea expulsado y dar comienzo al proceso de parto.

Pero también ocurre en muchos casos algo que puede complicar el desarrollo del bebé, la bolsa se puede fisurar y con ello se produciría la pérdida del líquido amniótico. Esto pondría en riesgo la salud del bebé y por ello es esencial saber reconocer la pérdida de líquido, para acudir rápidamente al hospital y que los sanitarios puedan valorar la situación.

Cómo saber si has roto aguas

Romper aguas de forma prematura

Lo habitual es que el saco amniótico se rompa de forma espontánea, en las horas previas al parto e incluso durante el propio parto. Podrás notarlo fácilmente porque el líquido se expulsará de forma rotunda y la cantidad de fluido será muy abundante.

Sabrás identificarlo fácilmente porque el líquido amniótico es transparente o con una tonalidad blanquecina. Además, es más líquido que el flujo y es posible que contenga pequeñas motitas de sangre o de una sustancia blanquecina.

Si esto ocurre, debes acudir al hospital de forma inmediata. Aunque es muy posible que todavía no estés de parto, la ausencia de líquido amniótico puede suponer un grave riesgo para la salud de tu bebé.

Cómo identificar una fisura

En algunos casos, el saco amniótico se rompe ligeramente y la expulsión del fluido es más difícil de identificar. Es muy posible que la confundas con flujo o con orina, pero es muy importante que sepas diferenciar las sustancias, ya que de nuevo, la pérdida de líquido amniótico puede poner en riesgo la vida del bebé.

La pérdida de líquido puede ser intermitente y la cantidad muy pequeña y por ello podrías confundirla con otras sustancias. Si tienes dudas sobre si has roto el saco amniótico, puedes seguir estos consejos:

  • Ve al baño y asegúrate de vaciar la vejiga por completo. Ponte ropa interior limpia, si la manchas en pocos minutos, sabrás que se trata de líquido amniótico.
  • Puedes forzar la tos, el espasmo provocará que expulses fluido en el caso de que exista una fisura en el saco.
  • También puedes dar un pequeño paseo, si has roto el saco te mancharás rápidamente.
  • Coloca una toalla pequeña en tu ropa interior, preferiblemente de un color oscuro para poder diferenciar los fluidos que expulses.

Si creo que he roto el saco amniótico, ¿debo ir al hospital?

Revisión médica de una embarazada

En caso de que confirmes tus sospechas y descubras que estás perdiendo líquido amniótico, debes acudir al hospital sin demora. Esto puede suceder en cualquier momento del embarazo, incluso cuando el bebé no está preparado para nacer. Por lo que será necesario aplicar medidas médicas para garantizar que el bebé se mantiene seguro en el útero. Es posible que tengas que ingresar en el hospital para poder tomar estas medidas y proteger a tu bebé.

Si además observas que el líquido amniótico es de un color amarillento, verdoso o marrón, o si contiene mucha sangre, es fundamental que acudas a urgencias de forma inmediata. Estos son signos de que el bebé podría tener algún problema y es necesario que los médicos lo observen lo antes posible.

El saco amniótico puede romperse por diferentes motivos, una infección, una caída, una lesión o por motivos desconocidos. Por ello, es muy importante que cuides tu salud durante todo tu embarazo, de esta manera, estarás protegiendo a tu bebé de posibles complicaciones.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.