Cómo saber si una herida está infectada

herida-infectada

Durante la infancia, es común que los niños sufran algunos accidentes domésticos cuando están jugando o en el cole. Los cortes y golpes son parte de la infancia, quién no ha sufrido alguno de pequeño. Por lo general, bastará un antiséptico y unas band aid para solucionar el problema pero es importante reconocer el tipo de lesión para así evitar riesgos. ¿Cómo saber si una herida está infectada?

Uno de los mayores riesgos al producirse un corte o una herida es que ésta se infecte. Un cuadro que podría ser simple quizás se complique si alguna bateria entra en el cuerpo. Por eso es muy importante detectar el tipo de herida para así buscar una solución rápida y así evitar problemas mayores.

Riesgos de heridas

Cortes, quemaduras, desgarros y otros accidentes caseros deben ser cuidadosamente revisados al momento en el que ocurren. Verificar si la zona lesionada ha entrado en contacto con elementos nocivos o e riesgo. Y aplicar productos preventivos de manera inmediata. ¿La razón? Una herida abierta permite el ingreso de bacterias, hongos y otros agentes nocivos para el organismo. Una herida infectada ocurre ocurre cuando los microbios se introducen en zonas «abiertas» del cuerpo que no presentan protección alguna. Así, los microbios se asientan en los tejidos, lo que dificulta la cicatrización de la herida con el riesgo de empeorar.

herida-infectada

Hay muchos tipos de heridas, desde desgarros a cortes, quemaduras y lesiones producidas por mordeduras o úlceras y cortes producidos por intervenciones quirúrgicas. A mayor herida, más cuidados hay que tener para evitar que se infecten. Por eso es importante que, más allá de saber si una herida está infectada o no, ahondar en el factor preventivo. Y aquí es cuando entran en acción los antisépticos y desinfectantes, que se encargarán de ofrecer una barrera contra el ingreso de los microbios en el cuerpo. Quizás sea una obviedad el cuidado en el caso de heridas de envergadura, pero el problema surge muchas veces cuando se trata de heridas menores.

Entonces, las personas se relajan en que es un pequeño accidente cotidiano y no aplican ningún producto desinfectante. Por esta razón, es importante tomar consciencia que cualquier herida abierta puede dar lugar al ingreso de microbios en el organismo.

Heridas infectadas

¿Cómo saber si una herida está infectada? Hay varias formas de detectarlo, en el caso de pequeñas heridas, lo primero es notar que las mismas no cicatrizan de forma natural con el paso del tiempo. Hay heridas que además son propensas a las infecciones. Son aquéllas que presentan los bordes rotos, con entrantes, salientes y sinuosos. Una de las formas más sencillas de detectar una herida infectada es observarla y ver si se siente dolor, hay ennrojecimiento, hinchazón y si la herida produce secreciones. Estos son grandes indicadores de una infección.

Las heridas tendrían que mejorar con el paso de los días. Si esto no ocurre es señal de una posible infección, más aún si se ponen peor con el paso del tiempo. Algunos síntomas frecuentes de una herida infectada son:

    • Enrojecimiento
    • Dolor
    • Sensación de fiebre local
    • Sensación de pinchazos y punzadas
    • Inflamación e hinchazón en los bordes

En los casos más graves, puede aparecer pus, fiebre y malestar general. Por esta razón, lo primero es lavar la zona con agua y jabón para limpiar bien la herida y luego colocar un producto desinfectante para crear una barrera que prevenga el ingreso de microbios.

Curar una herida

Al tratar una herida lo más importante para evitar una infección es realizar una buena limpieza de la herida y luego realizar un cuidado regular para así prevenir inconvenientes. Una limpieza periódica y diaria es clave para evitar que los microbios se introduzcan en la herida.  Si ya hay una infección localizada pero es pequeña, puedes erradicarla con un producto antiséptico. Evita usar algodón para que no se desprendan fibras que pueden complicar el cuadro. Utiliza gasa para la limpieza ya que no desprende ningún residuo.

 

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.