Displasia de cadera en niños

Displasia de cadera

La displasia de cadera es una malformación que presentan algunos bebés al nacer. Esta malformación está causada por un desarrollo incorrecto de la articulación que une, el hueso de la pelvis con la cabeza del hueso llamado fémur. Detectar esta anomalía de forma temprana es esencial para un tratamiento realmente efectivo, ya que, cuanto más tiempo se tarde en diagnosticar la displasia de cadera, más riesgo existe de una cojera a largo plazo.

En las revisiones periódicas que se realizan en el pediatra para comprobar el desarrollo y crecimiento del bebé, se suelen detectar este y otros muchos problemas. Es por ello que no se debe faltar a las revisiones, puesto que como ya decíamos, la detección precoz es esencial en los tratamientos. Sin embargo, pueden darse diferentes circunstancias por las que no se detecte el problema a simple vista.

Por ello, debes estar muy atenta al desarrollo de tu bebé desde el primer momento de vida, porque nadie mejor que tú podrá advertir cualquier anomalía. Aunque no seas médico, tú vas a pasar más tiempo que nadie con tu bebé y lo conocerás mejor que nadie.

Síntomas de displasia en niños

Displasia de cadera

En caso de notes cualquiera de los siguientes síntomas, solicita una consulta con el pediatra para que pueda valorar la situación. Puedes observar estos detalles en el cambio del pañal, en el momento del baño o durante los cuidados de la piel, realizando un suave masaje en las piernas del bebé.

  • Al mover las piernas del bebé, puedes notar un sonido seco, una especie de clic que se repite al realizar el mismo movimiento.
  • Puedes notar que las piernas tienen diferente longitud, siendo una ligeramente más corta que la otra.
  • Dificultad para mover una de las piernas, la rotación no se realiza con facilidad produciendo ese sonido hueco.
  • Las ingles del bebé son muy características, llenas de pliegues tiernos de piel. Los bebés con displasia de cadera tienen diferencias en los pliegues de sus propias ingles.

La detección de la displasia puede ser tardía y en lugar de diagnosticarse en los bebés puede advertirse en la infancia. En el caso de los niños de más edad, estos son los rasgos característicos.

  • Una ligera cojera al caminar. Esta dificultad al andar puede advertirse cuando el bebé comienza a caminar solo e incluso algo más tarde, cuando intenta correr y la displasia se lo dificulta.

Cuáles son las causas de la displasia en niños

Aunque las causas de la displasia en niños no son del todo claras, existen diferentes factores de riesgo:

  • Un parto de nalgas: en esta posición el fémur se mantiene fuera de la unión con la pelvis.
  • Las niñas también tienen mayor probabilidad de tener displasia de caderas.
  • Mujeres con embarazos múltiples.
  • Cuando durante el embarazo se produce lo que se conoce como oligoamnios, es decir, poca cantidad de líquido amniótico.
  • Los bebés que nacen con gran peso, por encima de los 4 kilos de peso.
  • En los casos de embarazadas que padecen de tensión arterial alta en el embarazo, aumentan los riesgos de que le bebé presente displasia de cadera.
  • También existe un factor hereditario, aunque todavía no se ha descubierto ningún gen que produzca la malformación. No obstante, es frecuente que niños de la misma familia presenten displasia de cadera, sobre todo en el caso de las niñas.

Tratamiento en bebés

Displasia de cadera en niños

En la mayoría de los casos en los que se detecta la displasia de cadera en bebés menores de 3 meses, existe un alto nivel de recuperación completa. No obstante, cuanto más tiempo se tarde en diagnosticar el problema, más complicado resultará el tratamiento. En el caso de los bebés se suele colocar una férula que mantiene las piernas del bebé abiertas, para que las caderas se coloquen en su sitio.

Si pasan unas semanas y no hay mejoría, se puede realizar una maniobra de colocación que se hace bajo anestesia, que además se acompaña de una escayola. En los casos más severos, que se suelen dar cuando el diagnóstico se realiza tarde, es necesario recurrir a la cirugía. También será necesario el yeso durante algunos meses y el posterior tratamiento con fisioterapia después.

Si notas alguno de los síntomas mencionados en las caderas de tu bebé, acude al pediatra lo antes posible. Las consecuencias de un tratamiento tardío en la displasia de cadera en niños pueden pasar por cojera o artrosis precoz, entre otros.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.