En qué consiste la insuficiencia ovárica primaria

Aunque puede parecer que se trata de lo mismo, la insuficiencia ovárica primaria y la menopausia precoz son situaciones completamente diferentes. Es muy común confundir ambos términos, ya que se trata de trastornos similares que afectan a mujeres menores de 40 años. No obstante, existen importantes diferencias entre una y otra situación.

En el caso de la menopausia prematura, la menstruación se retira generalmente antes de que la mujer cumpla los 40 años y con ello, se termina la posibilidad de quedar embarazada. Las causas pueden ser muy diversas, como consecuencia de un tratamiento con quimioterapia o radioterapia, una enfermedad, una cirugía y por supuesto, por causas naturales.

Qué es la insuficiencia ovárica primaria

Se llama insuficiencia ovárica primaria cuando, los ovarios dejan de cumplir su función de forma normal antes de que la mujer llegue a la cuarentena. Cuando esto sucede, el periodo menstrual se vuelve irregular aunque no desaparece del todo. El periodo puede mantenerse de forma ocasional durante un periodo indeterminado de tiempo. Por este motivo, es posible que la mujer aún pueda quedar embarazada.

Uno de los principales problemas de la insuficiencia ovárica primaria, es que se desconoce la causa en la mayoría de los casos. Por lo que, no es posible actuar de forma preventiva ni evitar que llegue a ocurrir. No obstante, se piensa que puede estar relacionado con un problema en los folículos que se encuentran en el interior de los ovarios. Se desconoce la causa de este problema, aunque algunos de los factores de riesgo son:

  • El consumo de tabaco y sustancias nocivas, así como la exposición continuada ante productos químicos como pesticidas, insecticidas, etc.
  • Enfermedades autoinmunes
  • Tratamientos con radioterapia y quimioterapia
  • Enfermedades genéticas

Factores de riesgo

Todas las mujeres tienen el riesgo de padecer la insuficiencia ovárica primaria, aunque existen algunos factores de riesgo que aumentan las probabilidades:

  • La herencia genética. Si en la familia existen casos de mujeres que han tenido insuficiencia ovárica, como la madre o hermanas, existen más probabilidades de que esto suceda.
  • La edad. Aunque este problema puede darse incluso en la adolescencia, lo más común es que afecte a mujeres que se encuentran entre los 35 y los 40 años aproximadamente.
  • Algunas enfermedades, infecciones, entre otras
  • Los tratamientos contra enfermedades agresivas como el cáncer, la quimioterapia y la radioterapia entre otros
  • Enfermedades y trastornos genéticos

Síntomas de la insuficiencia ovárica primaria

Los síntomas más comunes son aquellos que se comparten con la menopausia precoz, por ello en ocasiones es difícil distinguir en su estadio inicial. Una de las principales formas de advertir el problema, es cuando mujeres que tienen problemas para quedar embarazadas acuden a una consulta médica especializada. En ese caso es más fácil determinar el trastorno, ya que se realizarán pruebas para determinar la causa de la dificultad.

Algunos de los signos de este trastorno son:

  • Sofocos repentinos, independientemente de la temperatura
  • Dificultad para conciliar el sueño, además de los sofocos nocturnos
  • Pérdida del deseo sexual
  • Molestias al mantener relaciones sexuales
  • Irritabilidad y cambios de humor

Problemas asociados a la insuficiencia ovárica primaria

Este trastorno provoca un desajuste hormonal en la mujer. Como consecuencia de ello, existe el riesgo de que padezca otro tipo de problemas como:

  • Trastornos emocionales, el cambio hormonal puede causar estados de ansiedad y depresión
  • Enfermedades que afectan a los ojos, como el síndrome del ojo seco
  • Trastornos metabólicos como el hipotiroidismo. Como consecuencia, falta de energía, pérdida de la concentración y falta de memoria, entre otros
  • Osteoporosis, la bajada de la hormona estrógeno provoca la descalcificación de los huesos. Esto supone un grave problema ya que los huesos se vuelven frágiles y débiles, por lo que pueden romperse con mayor facilidad
  • Problemas de fertilidad, uno de los principales signos de este trastorno
  • Enfermedades coronarias. La insuficiencia de estrógenos también afecta a la musculatura que rodea a las arterias. Como consecuencia de este problema, aumentan las probabilidades de que se acumule el colesterol en dichas arterias y deriven en enfermedades que afectan al corazón.

Acude a tus revisiones ginecológicas anuales. Y no dejes de consultar con tu médico si notas alguno de los síntomas que hemos mencionado.


Sé el primero en comentar