Grandes mitos de los bebés recién nacidos

mitos-recien-nacidos

Una de las cosas que recuerdo del momento del parto fue la manera en que manipulaban a mi bebé las enfermeras. Para arriba, para abajo, lo medían, lo pesaban con una suavidad muy firme al mismo tiempo, lejos de la fragilidad que una supondría. Ese fue uno de los grandes mitos de los bebés recién nacidos que se derrumbó a segundos de haber nacido mi niño.

Luego se sucedieron otros derrumbes, a medida que el bebé crecía y se desarrollaba. Lo cierto es que hay un abanicos de mitos en torno a los recién nacidos, historias que se transmiten de generación en generación y que no siempre son reales. Veamos algunas.

Mitos y verdades sobre los recién nacidos

Cuando un bebé nace, el miedo aparece. En especial si se trata de padres primerizos: que si el niño/a toma mucho frío, que es muy frágil y necesita cuidados muy especiales. Qué mejor esto sí, esto no. Entre los mitos de los bebés recién nacidos está la extrema fragilidad, la idea de que cualquier cosa puede sucederles. ¿Cuánto hay de verdad en esto?

De acuerdo al doctor José María LLoreda, médico especialista en Pediatría y máster en Neonatología por la Sociedad española de Neonatología, los recién nacidos no son tan frágiles. Es cierto que hay que tener algunos cuidados y estar atentos a cualquier alteración específica pero los bebés no necesitan cuidados especiales.

¿Qué significa esto? Un recién nacido saludable, bien alimentado y bien cuidado debería estar bien, y sin mayores cuidados. No es necesario estar pendientes de si tienen demasiado frío y estar tocando sus pies o sus manos constantemente. Entre los mitos de los recién nacidos está el riesgo de sobre abrigarlos cuando en realidad los niños recién nacidos tienen las extremidades más frías porque la sangre les circula más lentamente.

mitos-recien-nacidos

Otro mito del recién nacido es la muerte súbita. Es cierto que hay un porcentaje de recién nacidos que la sufre pero no hay colchón o artefacto que pueda evitar esto. Tampoco que los padres estén despiertos verificando si respira. Tampoco sirven las teorías de cómo debe dormir el recién nacido: si para arriba, de costado o para abajo. Las teorías cambian con las décadas.

Infundir miedos es producto de muchos mitos de los bebés recién nacidos infundados. Lo mismo que pretender que un recién nacido no llore o modifique rutinas. Los bebés apenas salen al mundo y deben aprender a regular su reloj biológico. La idea de incorporarles rutinas al mes de nacidos y que duerman solos en la habitación no sólo es un despropósito sino que atenta contra la propia biología de cualquier mamífero. Los bebés quieren estar cerca de sus madres, fuente de seguridad y alimento. ¿Por qué pedirles algo semejante?

Derribando mitos

Otro de los grandes mitos de los bebés recién nacidos es que si un niño se despierta por la noche es que se ha quedado con hambre. Y allí aparece el ejército de abuelas y tías sugiriendo que tome más leche por las noches o bien que un biberón con cereales puede garantizar una noche pacífica. Nada más lejos de la realidad. El bebé puede llorar en las noches por muchas razones que nada tienen que ver con el hambre: falta de sueño, presencia, necesidad de protección, adaptación, etc.

Entre los mitos del recién nacido también hay cuestiones de peluquería. Se dice que si se les corta el pelo al bebé, el pelo crecerá más fuerte, algo que no tiene fundamento científico. Así es que córtale el pelo sólo si así lo quieres.

El baño luego de que se caiga el cordón umbilical es otro mito frecuente del recién nacido. Según la lengua popular, no hay que bañar al recién nacido hasta que se le caiga el cordón umbilical. ¿Qué hay de cierto en esto? Poco y nada: no hay problema en bañar al bebé, el único tema es prestar atención al cordón umbilical, secándolo muy bien para así evitar infecciones. Por otra parte, se recomienda utilizar un jabón con PH neutro y lavarse las manos muy bien antes y después de limpiar la zona del cordón.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.